Jueves, 4 de Marzo de 2010

Obama juega una última carta para salvar su reforma sanitaria

El presidente ruega por escrito al Congreso que someta su programa a votación

ISABEL PIQUER ·04/03/2010 - 00:30h

Obama saluda a los médicos y enfermeras que lo acompañaron en su presentación en la Casa Blanca. - Alex Brandon / ap

Por tercera vez en una semana, Barack Obama intentó ayer sacar su reforma sanitaria del abismo, al presentar un último proyecto, una última oferta de diálogo a los republicanos y un último ruego al Congreso para que "acabe su labor" tras un año de negociaciones infructuosas y convoque una votación "final". Rodeado de médicos y enfermeras, en la Casa Blanca, el presidente emplazó a los congresistas a "tomar una decisión para las familias estadounidenses" y sacar del atolladero su plan de salud.

En una carta a los líderes de ambos partidos, Obama dijo que estaba considerando añadir cuatro ideas planteadas por los republicanos en las siete horas de debate en directo: investigar a los proveedores de servicios sanitarios que reciben dinero federal; extender las cuentas de ahorro sanitarias; ofrecer más fondos para limitar los juicios por negligencias médicas y aumentar los reembolsos de los médicos en Medicaid, el programa federal para los más pobres.

El gesto hacia los conservadores no pretendía acercarse a los republicanos, que siguen pidiendo empezar de cero, sino demostrar a los demócratas moderados sus esfuerzos por alcanzar un texto consensuado. "Lo que está en juego ahora no es sólo nuestra capacidad para resolver este problema, sino para resolver todos los problemas", dijo Obama, dirigiéndose a una opinión pública que desconfia cada vez más de sus políticos. "El pueblo estadounidense quiere saber si Washington puede realmente defender sus intereses y su futuro. Espera que actuemos."

Contra las aseguradoras

En tono casi republicano, negó que vaya a entregar el sistema de salud a una panda de "burócratas" y presentó su plan como una defensa del ciudadano frente a las compañías privadas: "No creo que podamos dejar decisiones de vida o muerte en manos de las aseguradoras".

Entretanto, los congresistas demócratas se están preparando para utilizar el proceso de "reconciliación" que permite la aprobación en el Senado por mayoría simple. Una fórmula que sólo se puede usar para temas relacionados con el presupuesto.