Jueves, 4 de Marzo de 2010

Crece el voto de la ultraderecha en las municipales de Holanda

Los sondeos vaticinan 27 escaños en las generales al partido antiislam de Wilders

DANIEL BASTEIRO / EFE ·04/03/2010 - 01:00h

Geert Wilders en el momento de votar, ayer. - V. Kuypers / efe

El partido antiislam y de ultraderecha capitaneado por Geert Wilders se perfila como el protagonista de una significativa victoria electoral en un país que políticamente se encuentra más fragmentado que nunca.

La extrema derecha gana votos en las principales ciudades de Holanda, según los primeros datos del recuento tras las elecciones municipales celebradas en Holanda, una tendencia que los medios holandeses creen que se mantendrá en los comicios generales anticipados del próximo 9 de junio.

El ultraderechista Partido Para la Libertad (PVV) se alzó como primera fuerza política en la ciudad de Almere (logró el 22% de los votos), con lo que los laboristas del PvdA quedaron en segunda posición (17%), seguidos de los liberales del VVD (15%), según el recuento de votos de 50 de los 98 colegios electorales.

En la Haya, la otra ciudad donde se presentaba la extrema derecha liderada por el antimusulmán Geert Wilders, y tras contabilizar cerca del 75% de las papeletas, los laboristas (PvdA) lograron un 21% de los votos, frente al 17,5% obtenido por el PVV, al 13,9% del VVD, al 11,4% del D66 y al 5,8 del CDA.

"Trampolín para el éxito"

"Lo que sucede en La Haya y Almere puede suceder en todo el país" comentó Wilders, quien consideró lo ocurrido hoy como un "trampolín para el éxito", según unas declaraciones recogidas por la agencia holandesa ANP.

En Amsterdam, el PvdA pierde un número significativo de escaños

En Amsterdam, después de sumar los votos de 310 de los 620 colegios electorales, el PvdA se mantiene como líder, pero pierde un número significativo de escaños ya que pasa de 20 a 14, de los 45 que hay en total, y se coloca como gran perdedor de los comicios junto a los socialistas (SP) que reducen sus asientos de 6 a 3.

Los liberales del D66 son los que más escaños ganaron en la capital del país (aumentaron de 2 a 7), mientras que los democristianos del CDA y los liberales del VVD mantienen sus 2 y 8 escaños, respectivamente, y los verdes de Groen Links reducen de 7 a 8.

En Rotterdam, donde ya se ha contabilizado la mitad de las papeletas depositadas este miércoles, el partido populista Leefbaar (fundado por el asesinado dirigente Pim Fortuyn) logró un 30,5% de los votos lo que hace peligrar la alcaldía laborista. El PvdA se hizo tan sólo con el 28,4%.

Coalición gubernamental

A falta de resultados oficiales, los medios holandeses adelantan que si se repite esta tendencia de voto el 9 de junio los tres partidos que podrían acabar formando la futura coalición gubernamental serían el democristiano CDA, el laborista PvdA y el ultraderechista PVV.

El Partido de la Libertad, fundado en 2004 por Wilders, sólo se presentaba en dos de los casi 400 municipios holandeses. Sin embargo, las encuestas le vaticinan en las elecciones generales de junio 27 de los 150 diputados, consagrando la popularidad de planteamientos sencillos y efectistas mientras los partidos tradicionales hacen aguas. Wilders, investigado por tildar de "fascista" al Corán, pidió en un debate electoral un veto a la inmigración de ciudadanos de países donde el islam sea mayoritario. "Causan problemas, causan crimen, acoso y violencia", aseguró. La principal misión de su partido es, según él, "parar la islamización de Holanda".

Los Países Bajos llegaban a estas elecciones con una crisis institucional sorpresa, desencadenada hace dos semanas por el desacuerdo entre laboristas y democristianos sobre el calendario de retirada de Afganistán.

Los laboristas, vencedores de las elecciones locales en 2006 pero con malos pronósticos para las generales, dejaron el Gobierno tras la negativa del primer ministro, el conservador Jan Peter Balkenende, de mantener la retirada para este año de los 2.000 soldados holandeses en Afganistán.