Jueves, 4 de Marzo de 2010

El PP minimiza los puntos de acuerdo con el Gobierno

Elena Salgado acepta 20 de las 40 propuestas del PP. Para Cristóbal Montoro se han abordado temas de "segundo orden"

M. Á. MARFULL / M. J. GÜEMES ·04/03/2010 - 00:20h

El encuentro bilateral entre el Partido Popular y el Gobierno que se celebró ayer en el Palacio de Zurbano, con Cristóbal Montoro en primer plano. - Ángel Navarrete

El Gobierno comienza a ver la luz al final del largo túnel de la negociación del pacto anticrisis. La primera jornada de encuentros bilaterales entre la comisión designada por Jose Luis Rodríguez Zapatero y los grupos políticos atenuó las sombras que se cernían hasta ahora sobre un acuerdo global.

El consenso absoluto sigue siendo inviable, pero comienzan a germinar posibilidades de acuerdos puntuales después de que el PP levantara el pie del acelerador de su rechazo y CiU confirmara la receptividad que ha mostrado desde el comienzo del proceso.

El Ejecutivo desplegó todo su esfuerzo en mostrar medio llena la botella de un pacto que el PP volvió a describir medio vacía. Fue la vicepresidenta segunda del Gobierno, Elena Salgado, la primera en anunciar altas posibilidades de éxito. Si el pacto estaba hasta ahora conectado al respirador asistido y en cuidados intensivos, después de reunirse con el primer partido de la oposición, el Ejecutivo lo trasladó a planta para dejarlo desde ayer en observación.

Salgado habló de "espacios de acuerdo", de coincidencias en la mitad de las propuestas que el PP reclama al Ejecutivo. Veinte de un total de cuarenta medidas en las que, después de más de dos horas de reunión, es factible alcanzar un acuerdo "sin ninguna duda", según la portavoz de la troika negociadora del Gobierno. El contrapunto lo puso el PP al destacar que estos "puntos de encuentro" glosados por Salgado corresponden a temas "de segundo orden". La mitad del documento planteado por los conservadores tendría de esta forma un contenido de segundo rango, según admitió el propio PP al minimizar el alcance de sus propias propuestas, pero sirvió al Gobierno para insuflar oxígeno al horizonte de acuerdo.

La próxima semana continuarán los contactos, con un nivel más técnico y con mayor discreción, que es, según el Ejecutivo, inversamente proporcional a los resultados efectivos. Salgado enumeró media docena de capítulos en los que cree haber hallado posibilidad de acuerdo: política energética, competitividad, internacionalización de la economía, infraestructuras, reducción del déficit y reforma del sector financiero.

Seis coincidencias

Son seis elementos en los que la coincidencia es destacable, según el Gobierno, que admite que hay un espacio, el fiscal, en el que "no va a ser fácil" alcanzar un acuerdo con el PP. La subida del IVA anunciada a partir de julio es el Rubicón que hace imposible cerrar un pacto más amplio con el principal partido de la oposición. Todos los demás capítulos están abiertos.

"Es más lo que nos une que lo que nos separa", glosó el ministro de Fomento para resumir el encuentro. "No sé por qué el PP tiene alergia a un acuerdo global, si el documento suyo y el del Gobiernotienen muchos puntos en común", subrayó José Blanco ahondando en las posibilidades de un pacto. "Seguro que cuando el PP haga un estudio más detallado, verá cómo hay un espacio para el acuerdo", aventuró.

Era el vaso medio lleno. La mitad vacía corrió por cuenta del PP. Su conclusión fue clara: no habrá pacto global. Aunque puede coincidir en temas puntuales. "Chocamos frontalmente, que quede claro", resumió ayer el responsable de economía del PP, Cristóbal Montoro, tras la cita. Su mano derecha, Álvaro Nadal, también se encargó a rebajar el optimismo del Gobierno. Fue él quien señaló que se había avanzado en aspectos "de segundo orden". A juicio de este último es urgente adoptar medidas "para evitar" que se "compare" [a España] con Grecia".

El PP volvió a exigir una rectificación de la política económica y recordó al Ejecutivo socialista que la subida de impuestos, que planea llevar a cabo en julio de 2010, es una brecha insalvable. "Nos oponemos rotundamente a la subida del IVA", afirmó tajante Montoro. Cree que lo único que puede acarrear es más paro y perjudicar la recuperación económica.

El dirigente conservador rebajó el tono que exhibió tras la reunión multilateral pero mantuvo una fuerte carga irónica. "Quien ha hecho el diagnóstico correcto somos nosotros", insistió sin dar tregua.

Montoro negó que hubieran llegado a 20 puntos de encuentro, tal y como había dicho Salgado. "¿Les ha explicado a ustedes cuáles son? Pues a nosotros tampoco", se defendió. "Nos nos entendemos en lo esencial", remató. Y eso para ellos es, además de los impuestos, reducir el gasto público y reformar el sector bancario para que el crédito fluya.

Según el PP, en lo único que habían coincidido realmente fue en aplicar un IVA más reducido para las obras de rehabilitación de viviendas. Los conservadores defendieron con uñas y dientes que era una propuesta suya. "El mismo que la veta, luego la copia. Pues ahora que la apoye", pidió Montoro.

Con ello retaba al Ejecutivo socialista a votar a favor de la proposición de ley que, en este sentido, llevará el PP el próximo martes al Congreso. El Grupo Popular quiere ver cómo los socialistas se retratan y probar si su voluntad de acuerdo es real. También desean demostrar que la práctica parlamentaria es más eficaz que el formato gubernamental.

"Obligado a votar a favor"

"Está obligado a votar a favor de esa toma en consideración", reclamó Montoro. El dirigente conservador se mostró además disgustado por cómo se había planteado este tema. "La política económica no se cuartea, no es un trozo de embutido", denunció. Y, además, lamentó que se estuvieran generando falsas expectativas entre los ciudadanos. Como que con esta iniciativa se van a crear más de 300.000 empleos. "Es algo desproporcionado", apuntó.

En privado, algunos dirigentes del PP sostienen que Zapatero sólo quiere ganar tiempo y que su equipo se hace estas fotos para frenar el avance del PP en las encuestas.

"A mí la foto que me importa es la del martes", reconoció Montoro. "La medida está bien cuando la hemos propuesto nosotros. Pero el mismo Gobierno que quiere subir el IVA reconoce que hay que bajarlo para algunas actividades. Que se aplique el cuento", señaló.

El PP presentó su documento Alternativas frente a la crisis. Había pocas novedades respecto a los últimos meses. Eso sí, había desarrollado más el tema de las cajas de ahorros y también el de las corporaciones locales.

El coordinador económico del PP dio algunas recetas: "Hay que ir a abaratar el coste del empleo en España y que nuestras empresas ganen competitividad". Además, aprovechó la rueda de prensa para criticar que Zapatero, "entre el cemento y el conocimiento, no sabe ni dónde está".