Miércoles, 3 de Marzo de 2010

"No tratar de evitar una violación es ser responsable"

El Tribunal Russell concluye que la UE es cómplice de Israel en Palestina

TONI POLO ·03/03/2010 - 22:00h

Stéphane Hessel.

"La Unión Europea (UE) falla en su obligación elemental de velar por el cumplimiento de las normas fundamentales del derecho internacional", que exigen "utilizar todas las vías del Estado de derecho e ir más allá de las simples declaraciones de condena". Es la principal conclusión del Tribunal Russell sobre Palestina que se ha reunido en Barcelona desde el lunes. El ex ministro de defensa surafricano, Ronald Kasrils, reclamó a la UE que "imponga las sanciones diplomáticas, comerciales y culturales necesarias para poner fin a la impunidad con la que Israel actúa desde hace décadas".

"Si bien la UE no es autora directa de estos comportamientos, sí niega los derechos internacionales al no adoptar medidas que los eviten", sentenció la premio Nobel de la Paz en 1976 y miembro del jurado, Mairead Corrigan-Maguire. En los mismos términos se refirió a Público el profesor de derecho internacional de la UB David Bondia: "No sólo es responsable el que comete un abuso, sino también el que tiene capacidad para evitarlo pero no hace nada. Y no hacer nada es apoyar a Israel".

El tribunal parte del hecho de que las Naciones Unidas han calificado de ilegales algunas acciones de Israel y declara ilícitos ciertos vínculos entre la UE y el Estado judío en virtud del derecho internacional público.

Las decisiones de este tribunal popular internacional no son en ningún caso vinculantes, pero "sí tienen un valor jurídico indiscutible que se puede utilizar perfectamente en el futuro", según Bondia. "Estas conclusiones se basan en hechos precisos y en responsabilidades jurídicas concretas", redundó Stéphane Hessel, corredactor de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Venta de armas

El tribunal ha "constatado" que algunos estados miembros de la UE vendieron armas a Israel que fueron utilizadas en la Operación Plomo Fundido en Gaza, entre diciembre de 2008 y enero de 2009. También ha destacado la no intervención de la Unión ante la destrucción, durante los ataques israelíes, de infraestructuras sufragadas por sus estados miembros. Acusa a Israel de practicar una política de discriminación sistemática con la población palestina al cerrar las fronteras de Gaza y condena la construcción del muro de separación en Cisjordania.

En octubre de este año, Londres tomará el testigo de Barcelona para juzgar la responsabilidad de las empresas transnacionales en la cuestión palestino-israelí.

Noticias Relacionadas