Jueves, 4 de Marzo de 2010

Un rumor para salir del hoyo

La PGA filtra la vuelta de Tiger al green

M. ALBA ·04/03/2010 - 08:30h

Último anuncio de Tiger con Accenture. - AFP

¿Es Tiger Woods un tipo de fiar? La respuesta, convertida en soniquete desde las infidelidades del golfista, varía en función del foro. "Tras la respuesta de los mercados, está claro que no", asegura Victor Stango, profesor de economía de la Universidad de California, autor de un estudio sobre el impacto bursátil de los desvaríos del golfista.

Según sus cálculos, los accionistas de sus cinco mayores patrocinadores (Accenture, AT&T, Gillette, Nike y Gatorade) perdieron 840 millones de euros, en la quincena posterior al escándalo matrimonial, por la devaluación de la imagen de Woods. Una marca que generó, en 2009, más de 100 millones de dólares en contratos publicitarios.

Pero Tiger, el deportista mejor pagado del mundo en el pasado ejercicio, ha dejado de ser una máquina de hacer dinero, precisamente por el mismo motivo que antes lo generaba. Su nombre ha dejado de ser el lema perfecto para cualquier campaña de publicidad. "Cuando una marca pierde sus valores, pierde su credibilidad explica Stango. "Cuando dejamos de ser aquello por lo que somos reconocidos, perdemos nuestra esencia, dejamos de ser lo que éramos, nuestra marca ya no es tal". Gatorade, filial de Pepsico, que comercializaba la línea de bebidas isotónica Gatorade Tiger Focus, anunció, el pasado viernes, que daba por finalizado el acuerdo publicitario que los unía. "Podemos confirmar que no vemos ya ningún papel para Tiger en nuestros esfuerzos publicitarios", confirmaba ese día Jennifer Schmith, portavoz de Gatorade.

Tras la pérdida del contrato con Gatorade, Clinton le ofrece su apoyo

El deterioro de su imagenla consultora Accenture y la compañía de telecomunicaciones AT&T fueron los primeros en renegar del icono Woods ha iniciado una espiral de castigo hacia los torneos del PGA que revertirá en el propio Tiger cuando decida finalizar con su retiro temporal.

Mientras algunas competiciones han desaparecido tras la caída de patrocinios, otras muchas de las que se mantienen han reducido la cuantía de sus premios.

"Se vendía golf antes de que Tiger apareciese, pero así como hubo una burbuja en el baloncesto cuando Michael Jordan ganaba títulos con los Bulls, también ha habido una burbuja con Tiger en los ratings del golf", razona Neal Pilson, consultor de emisiones deportivas de la CBS, la cadena dueña de los derechos del circuito americano, ante el continuo descenso de las audiencias en los dos primeros meses de la temporada.

Una dinámica negativa que necesita sacar a Woods del hoyo mediático y económico para rehabilitar la economía del PGA Tour. De hecho, apenas veinte días después de que el número uno pidiese perdón en una rueda de prensa en la que no aclaró su fecha de vuelta, han aparecido los primeros guiños que parecen preparar su posible regreso a la competición en el Masters de Augusta (próximos 8 a 11 de abril), torneo al que acude de forma ininterrumpida desde 1995.

Una fuente anónima aseguraba ayer que Woods ha vuelto a los entrenamientos

Especialmente significativo ha sido el mensaje de apoyo que le ha transmitido el ex presidente Bill Clinton, uno de los máximos exponentes de rehabilitación pública, tras su escándalo con la becaria Monica Lewinsky. "El presidente habló con Tiger y le expresó sus mejores deseos", asegura un portavoz de Bill Clinton en la revista estadounidense People.

Un anuncio interesado

Un gesto al que ayer siguió otro rumor interesado. Sin apenas presencia en la web del circuito americano, que ha omitido el nombre de Woods durante todo el escándalo, la propia PGA, que ha hecho caso omiso de cualquier rumor sobre Tiger en estos meses, confería toda la credibilidad a una fuente anónima que asegura que el número uno ha vuelto a los entrenamientos en su casa de Orlando. "La persona, que habla de forma anónima porque sólo Woods está autorizado a difundir información sobre su calendario, asegura que, aunque ha vuelto a sus rutinas de entrenamiento, todavía no tiene fecha para su regreso", explica la edición digital del PGA.

Entre los jugadores, sin embargo, el pálpito sobre el retorno de Woods se acrecienta ante la proximidad del Masters. "Espero que regrese en Augusta y que lo haga en una gran forma", manifestaba ayer Ángel Cabrera, última chaqueta verde. Allí, sobre los greenes de Augusta, Tiger sería el mismo tipo de fiar que siempre.