Miércoles, 3 de Marzo de 2010

El Parlamento ucraniano despide a Timoshenko

La primera ministra pierde una moción de censura y se va

PÚBLICO ·03/03/2010 - 21:35h

Timoshenko abandona la Rada después de su derrota de ayer. - SERGEI SUPINSKY / AFP

Casi un mes después de su derrota en las elecciones presidenciales, Yulia Timoshenko también ha perdido su puesto de primera ministra de Ucrania. El Parlamento de Kiev, la Rada, votó a favor de una moción de censura contra el Gobierno de la líder emblemática de la Revolución Naranja de 2004. Entre los 243 diputados de un total de 450 que apoyaron la moción hubo siete parlamentarios del partido de la jefa de Gobierno, el Bloque de Yulia Timoshenko.

La votación fue necesaria después de que el martes se rompiera la coalición gubernamental, formada por tres partidos. Ahora le corresponde al nuevo presidente Víctor Yanukóvich, que el 7 de febrero pasado ganó a Timoshenko con 3,5 puntos de diferencia, encargar la formación de un nuevo Gobierno, liderado por su propia formación, el Partido de las Regiones.

Timoshenko descartó continuar como primera ministra en funciones durante el tiempo necesario para formar una coalición alternativa y anunció que a partir de ahora encabezará una oposición feroz al nuevo presidente y los suyos en la Rada. "Si Yanukóvich cree que dentro de una semana podrá tranquilamente jugar al golf y al tenis y que su entorno se hará poco a poco con los activos estratégicos del Estado, puedo decir que su golf y su tenis hoy se han terminado", dijo.

El cese de la primera ministra marca el fin del poder de los líderes de la Revolución Naranja, que en 2004 consiguió sacar de la presidencia precisamente a Yanukóvich después de organizar manifestaciones masivas en las calles de Kiev durante días y en pleno invierno. Víctor Yúshenko, junto con Timoshenko el principal dirigente de aquella rebelión democrática, sufrió una humillante derrota en la primera vuelta de las elecciones presidenciales el pasado 17 de enero. El entonces presidente quedó en quinto lugar con tan sólo el 6% de los votos.

El declive de los partidos que nacieron con la Revolución Naranja se explica en gran parte por las divisiones entre sus líderes. También han perdido el apoyo de las capitales europeas y Washington que habían respaldado la política pro occidental de Yúshenko y Timoshenko frente a Yanukóvich que era visto como el hombre del Kremlin en Kiev. Pero el viejo y nuevo presidente se ha acercado a Occidente sin romper los lazos con Moscú, como ha demostrado su reciente viaje a Bruselas.

Maniobras oscuras

Yanukóvich ya se ha reunido con los líderes de todos los gruposparlamentarios, excepto el de Timoshenko, para formar un Gobierno. Si no logra forjar una nueva mayoría dentro de 30 días se disolverá la cámara y habrá elecciones parlamentarias anticipadas.

Los partidarios de Timoshenko no tardaron en denunciar maniobras oscuras detrás de la derrota en la moción de censura y acusaron a sus rivales de haber comprado el voto de los siete diputados del Bloque gubernamental. Estos fueron "debidamente estimulados", según dijo Serguéi Sóbolev, parlamentario del Bloque. "Unos, con el título de Héroe de Ucrania; otros, con beneficios políticos, y unos terceros, con las 30 monedas de plata por las que se vendieron".

La ex primera ministra tampoco ha aceptado su derrota en las presidenciales y mantiene que hubo fraude en muchos colegios. Pero la Comisión electoral rechazó las acusaciones y declaró ganador a Yanukóvich.