Miércoles, 3 de Marzo de 2010

Sarkozy quiere usar la ley de bandas para atajar a los hooligans

Reuters ·03/03/2010 - 16:34h

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, ha pedido que la nueva ley de bandas sea aplicada en el caso de los hooligans rivales que se enfrentaron el pasado fin de semana y que acabó con uno de ellos en coma, dijo un portavoz del Gobierno.

La ley, aprobada en respuesta a una oleada de disturbios en los suburbios de París el año pasado, convierte en delito criminal ser miembro de una banda violenta, punible con hasta un año de prisión y una multa de 15.000 euros.

"(El presidente) ha pedido al Gobierno que reaccione rápidamente y adopte acciones muy firmes contra estos actos que son absolutamente inaceptables", dijo el portavoz Luc Chatel tras la reunión ministerial en el Palacio del Elíseo.

"Ha pedido al Gobierno que aplique lo más rápido posible la nueva ley de bandas publicada esta mañana", declaró.

Grupos rivales de aficionados del Paris Saint-Germain (PSG) se enfrentaron el domingo en el oeste de la capital gala, antes y después de un partido en casa ante el Olympique de Marsella.

Un aficionado de 38 años, miembro de la banda Kop of Boulogne, fue ingresado en coma tras ser atacado por un grupo rival.

Dieciocho aficionados del PSG han sido detenidos y se enfrentan a un proceso criminal.

El PSG tiene una larga historia de vandalismo, que llegó a su punto máximo en noviembre de 2006 cuando un agente de policía mató a disparos a un miembro de la banda Boulogne Boys para proteger a un aficionado israelí que estaba siendo atacado con motivo de un partido de Copa de la UEFA contra el Hapoel Tel Aviv.

El club ha reaccionado con firmeza tras el último incidente, prohibiendo la venta de entradas a sus propios aficionados para los partidos que su equipo juegue fuera de casa hasta nuevo aviso.