Miércoles, 3 de Marzo de 2010

Dos presuntos hijos de Maciel denuncian que abusó de ellos sexualmente

EFE ·03/03/2010 - 18:55h

EFE - Imagen de archivo del fallecido religioso católico mexicano Marcial Maciel, fundador de la congregación de los "Legionarios de Cristo". Hoy dos presuntos hijos suyos dijeron que abuso de ellos sexualmente durante ocho años.

Dos mexicanos que afirman ser hijos de Marcial Maciel (1920-2008), fundador de los Legionarios de Cristo, denunciaron hoy en una entrevista con la emisora MVS que su padre abusó sexualmente de ellos "durante ocho años" cuando eran pequeños y que les mintió sobre su identidad durante años.

"Hubo abusos muy fuertes, hubo abusos sexuales en Madrid. Hacía que le masturbáramos, que le sacáramos fotos masturbándolo", declaró hoy José Raúl González Lara, supuesto hijo biológico del sacerdote y de la mexicana Blanca Estela Lara.

En una entrevista de más de una hora, José Raúl relató el primer abuso que sufrió a los 8 años cuando estaba con Maciel en Colombia.

"Yo estaba acostado con él como cualquier niño, como cualquier hijo de familia, con su padre a esa edad. Me baja mi calzoncillo y me intenta violar", explicó.

"Por instinto humano reacciono y me muevo. Se da cuenta, no me fuerza pero tal fue el impacto que hasta el día de hoy recuerdo qué desayuné ese día. Ese fue el primer abuso y de ahí empezaron todos", aseguró en la entrevista.

José Raúl González Lara, como fue registrado en México, recuerda que cuando le masturbaban les pedía que le fotografiaran y él guardaba esas imágenes.

Omar, hijo de Blanca Estela Lara y de otro hombre pero que supuestamente fue adoptado por el jefe de los Legionarios de Cristo, señaló que también padeció los abusos.

"Siempre nos decía que a él le dolía mucho la pierna, que durmiéramos uno de los dos siempre con él", indicó.

"Nosotros lo quisimos mucho, quisimos estar con él pero creo que esto no se vale. Definitivamente no tiene explicación alguna de lo que hemos vivido, no solamente nosotros", añadió.

En la misma entrevista, Blanca Estela Lara, quien convivió con él en Cuernavaca, unos 70 kilómetros al sur de la capital mexicana, reconoció que nunca se casó con Maciel pero que estuvieron juntos unos treinta años de los cuales, durante al menos veinte, ella ignoró quién era realmente el sacerdote católico, hasta que la revista "Contenido" sacó un número con el sacerdote en 1997.

"Yo nunca sospeché que este tipo fuera así (...) Le idolatraba, le adoraba. Incluso le dije 'tú eres un dios para mí'", añadió.

Dos años más tarde, ella supo por José Raúl de los abusos sexuales que habían sufrido sus hijos y fue entonces cuando se dio la ruptura.

Contó que durante un tiempo vivió en "mucha confusión" ya que Maciel dijo llamarse José Rivas primero, y más tarde le aseguró que sus verdaderos apellidos eran González Rodríguez.

José Raúl afirmó que los abusos han sido denunciados a miembros de los Legionarios de Cristo, congregación que el pasado día 22 pidió perdón a las personas a las que su fundador "haya afectado a causa de los actos inmorales en su vida personal", según dijo su secretario general, Evaristo Sada.

Sobre esta posición, José Raúl se mostró muy crítico y lo consideró una postura "vergonzosa" y la demanda de perdón, un gesto "totalmente falso".

Además exigió "que el Vaticano reconozca que a lo largo de décadas los Legionarios de Cristo abusaron sexualmente de seminaristas y de otras personas".

"Que lo haga públicamente antes de empezar a dar su informe", agregó.

Por su parte, Blanca Estela Lara se preguntó si el papa Benedicto XVI "va a seguir permitiendo que los Legionarios sigan dando la espalda" a la familia e hijos de Maciel, porque están "totalmente desamparados" y pelean un fondo de dinero que supuestamente Maciel les habría dejado en Suiza.

La orden religiosa fundada en México en 1941 está extendida por dieciocho países y cuenta con casi 900 sacerdotes, 3.000 seminaristas, 70.000 miembros de la Asociación Regnum Christi (los legionarios laicos), y con importantes universidades, colegios y fundaciones.

Entre sus centros, destacan el Pontificio Ateneo Regina Apostolorum en Roma, así como los seminarios internacionales "Mater Ecclesiae", uno en Roma y el otro en Sao Paulo (Brasil).