Miércoles, 3 de Marzo de 2010

El ministro de Exteriores cubano denuncia una campaña internacional contra su país

Bruno Rodriguez Parrilla señala la"hipocresía internacional" en el caso de la muerte del disidente Orlando Zapata

PÚBLICO / AGENCIAS ·03/03/2010 - 16:56h

El ministro de Asuntos Exteriores cubano, Bruno Rodriguez Parrila, durante su intervención en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra. EFE

El ministro de Asuntos Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez Parilla, cree que existe una campaña internacional en contra de su país para "presentar a mercenarios como patriotas" y "a agentes pagados por Estados Unidos como disidentes".

En una alocución ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, el representante cubano se refirió -sin mencionarlo por su nombre- al caso del disidente Orlando Zapata Tamayo, quien murió hace una semana tras dos meses y medio en huelga de hambre para que se le reconociese la condición de preso de conciencia.

En su discurso, el ministro acusó a EEUU de haber lanzado a esa persona "a la muerte para obtener dividendos políticos" y dijo que se trató de "otra víctima de la política subversiva de EEUU contra Cuba".

Rodríguez sostuvo que una "poderosa maquinaria no vacila en utilizar a un recluso sancionado por delito común y presentarlo como un luchador de los derechos humanos".

Rodriguez Parrilla sostuvo que desde 1959, cuando Fidel Castro tomó el poder en la isla, "nunca hubo un caso de tortura, desaparición o ejecución extrajudicial" -aseveración que ya hizo el ex presidente cubano Fidel Castro hace dos días- y sostuvo que el disidente recibió "esmerados cuidados médicos" antes de fallecer.

"Hipocresía política"

El ministro de exteriores cubano ha hecho referencia a la "hipocresía política" existente, al señalar que los derechos humanos son el ámbito en que "los países industrializados" han causado "más estragos a través de la manipulación ideológica".

"Los que cuestionan son los responsables directos de las más flagrantes violaciones de los derechos humanos", dijo ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Mencionó, en ese sentido, las muertes violentas registradas entre la población civil de Afganistán e Irak desde que EEUU y otros países tienen presencia militar en ambos países, y  reclamó la falta de respuesta ante los casos de torturas denunciados en varias de las cárceles controladas por las fuerzas estadounidenses cuando se produjeron esos hechos.

"¿Quien responderá por las brutalidades Abu Ghraib, Bagram y Guantánamo y otros centros de tortura y muerte; cuándo se juzgará a los culpables y se pondrá fin a impunidad?", preguntó a la audiencia, compuesta por las delegaciones de los 47 países miembros del Consejo y representantes de ONG.

Asimismo, a los países europeos les reclamó que respondan por "los vuelos y centros de detención secretos", así como por su "complicidad en torturas".