Miércoles, 3 de Marzo de 2010

Bartz, de Yahoo, no aboga por presionar para investigar a Google

Reuters ·03/03/2010 - 09:55h

La consejera delegada de Yahoo, Carol Bartz, no cree que su compañía necesite hablar de las prácticas de búsqueda de Internet de Google con los reguladores gubernamentales.

Bartz considera que el reciente acuerdo de Yahoo para compartir partes de su negocio de búsquedas con Microsoft es la mejor estrategia para competir con Google, el buscador número uno del mundo, que ha provocado recientes investigaciones antimonopolio por parte de los reguladores europeos por sus prácticas de búsquedas jerarquizadas.

"Creo que generalmente los mercados funcionan y yo preferiría ser competitiva en el mercado'', dijo el martes Bartz a los periodistas en una comparecencia en la sede de la compañía en Sunnyvale, Estados Unidos.

"La manera en la que hemos intervenido es que queremos combinar estos mercados, así que ya hemos dado nuestro punto de vista al respecto'', dijo Bartz, que no quiso realizar comentarios sobre si veía que algunas de las prácticas de búsqueda de Google planteaban realmente cuestiones antimonopolio.

Sus comentarios contrastan con los de Microsoft. La empresa de software publicó una entrada en su blog el viernes en la que calificaba las actuaciones de Google de potencialmente anticompetitivas e instaba a los perjudicados a presentar quejas ante los reguladores.

Google reconoció la semana pasada que la Comisión Europea le había informado de quejas de tres compañías de Internet por sus prácticas. Una de ellas es propiedad de Microsoft, dijo Google, y otra es miembro de una organización apoyada por Microsoft.

Hablando con periodistas en un almuerzo para celebrar el 15 aniversario de Yahoo, Bartz se refirió a algunas de las estrategias de negocio de Yahoo un poco más de un año después de ocupar el cargo de consejera delegada.

Bartz dijo que Yahoo estaba incrementando su plantilla y estaba buscando objetivos de compra interesantes, después de un año de despidos y desinversiones en negocios como la web de empleo HotJobs y el servicio de correo electrónico Zimbra, considerados fuera de su objetivo de centrarse en los medios de comunicación y el entretenimiento de Internet.

Bartz dijo que no pretendía vender ninguna gran parte del negocio de Yahoo sino que quería centrarse en la compra de pequeñas compañías con 100 o menos empleados que pudieran ayudar a un mayor público de Yahoo y atraer más publicidad online.

Mientras Yahoo se enfrenta a una competitividad creciente con redes sociales como Facebook, que desplazó a Yahoo como segunda web más popular en Estados Unidos según un reciente estudio, Bartz dijo que Yahoo era lo suficientemente grande y no necesitaba captar a nuevos usuarios a cualquier precio.

"La pelea por conseguir cada nuevo usuario es demasiado cara. La pelea por conseguir los dólares en publicidad por los usuarios relevantes es la que quiero ganar'', dijo.

Dijo que la reciente campaña de publicidad de Yahoo de 100 millones de dólares (73,9 millones de euros) había demostrado ser exitosa en muchos mercados internacionales pero reconoció que no funcionaba tan bien en Estados Unidos.

"Creo que no tuvimos una buena llamada a la acción'', dijo.

Bartz añadió que estaba preocupada por algunas de las políticas y leyes de Internet en países europeos después de la sentencia del pasado mes en Italia que hacía responsables a varios ejecutivos de Google por un vídeo publicado en el portal de Youtube de la compañía.