Martes, 2 de Marzo de 2010

Karadzic niega los crímenes de guerra de Sarajevo y Srebrenica

Reuters ·02/03/2010 - 17:47h

El líder serbobosnio Radovan Karadzic describió el martes las dos peores atrocidades de la guerra de los Balcanes entre 1992 y 1995 como mitos perpetuados por musulmanes bosnios, y negó categóricamente haber estado implicado.

El sitio de Sarajevo entre 1992 y 1996, uno de los capítulos más sombríos del conflicto y donde murieron 10.000 personas, no fue un asedio sino el resultado de que los musulmanes se mataran entre ellos, aseguró Karadzic en su juicio por crímenes de guerra, en el que se defiende a sí mismo.

Por otro lado, del asesinato de más de 7.000 hombres y niños musulmanes en Srebrenica en 1995, descrito por los fiscales como la peor atrocidad sucedida en Europa desde la Segunda Guerra Mundial, el acusado dijo que era otra ficción elaborada por los musulmanes utilizando cuerpos reunidos en fosas comunes para echarles la culpa a las tropas serbias.

"Va a ser fácil para mí demostrar que yo no tuve nada que ver con ello", afirmó Karadzic, añadiendo que las pruebas de que se produjeran asesinatos en Srebrenica son demasiado endebles para probar lo que pasó.

Los fiscales del Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia han acusado a Karadzic de 11 crímenes de guerra, incluyendo dos de genocidio por su papel como líder serbobosnio cuando la antigua Yugoslavia se deshizo mientras serbios, croatas y musulmanes luchaban por el territorio.

Divagando en su testimonio, Karadzic dijo que las muertes de Sarajevo fueron producto de una "astuta estrategia" de jóvenes musulmanes bosnios "dirigida a atraer tropas extranjeras e intervención extranjera".

En el proceso se le acusa de organizar el asedio, que durante 43 meses utilizó francotiradores y bombardeos para aterrorizar a la población cada vez que intentaba moverse por la ciudad. Unas 10.000 personas murieron y muchas más resultaron heridas.

"Bombardearon a su propia gente y mataron a su propia gente con francotiradores", dijo en el segundo día de su testimonio.

INDIGNACIÓN

Las palabras del acusado, que niega todos los cargos, dan una idea de cómo tiene previsto defender su caso, principalmente echando la culpa sobre los musulmanes bosnios o negando que las atrocidades llegaran a producirse.

La reacción de los supervivientes de la masacre de Srebrenica que acudieron a La Haya para seguir el proceso fue rauda e indignada.

"Deberían darle el premio Nobel por mentir", dijo Sabra Kolenovic, del grupo Madres de Srebrenica.

Después del testimonio del martes, el juez O-Gon Kwon, que preside el tribunal, tuvo que suspender de nuevo la sesión a la espera de que se resuelva la petición de Karadzic para aplazar el juicio, el caso más importante del tribunal desde el largo proceso a Slobodan Milosevic, que terminó con su muerte por causas naturales en 2006.

Este juicio ya se aplazó durante cuatro meses, después de que Karadzic boicoteara su inicio asegurando que necesitaba más tiempo para prepararse, y que tenía inmunidad frente al tribunal.

Conscientes de cómo arrastró Milosevic su proceso por crímenes de guerra durante cuatro años, el tribunal ha nombrado al abogado de Londres Richard Haney como asesor legal del acusado, para que asuma el puesto si éste boicotea u obstruye el proceso.

Karadzic era psiquiatra antes de convertirse en presidente de la autoproclamada República Serbia, y dejó el cargo en 1996 para esconderse hasta que fue capturado en 2008, con una larga barba y oculto como curandero en Belgrado.