Lunes, 1 de Marzo de 2010

Usuarios drogas no reciben ayuda para evitar contagio sida

Reuters ·01/03/2010 - 15:39h

Por Kate Kelland

Más del 90 por ciento de los 16 millones de usuarios de drogas inyectables del mundo no reciben ayuda para evitar el contagio de sida y los Gobiernos que los ignoran se exponen a una posible crisis de salud pública, dijeron el lunes expertos en estupefacientes.

Un "crítico problema de salud" está creciendo en lugares como Rusia, China, Malasia y Tailandia, señalaron, donde los usuarios de drogas son una población ignorada en la lucha contra el sida y el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) que lo provoca.

El consumo de drogas mediante jeringas es una causa cada vez más importante de transmisión del VIH en países de todo el mundo. Los usuarios pueden propagar el virus en la sangre compartiendo las agujas con una persona infectada y manteniendo relaciones sexuales sin protección.

De los estimados 16 millones de usuarios de drogas inyectables de todo el mundo, se cree que 3 millones son VIH positivo y que el 10 por ciento representa a todas las personas que tienen el virus.

En Rusia, por ejemplo, alrededor de 1 millón de estos usuarios viven con VIH y un 65 por ciento de las nuevas infecciones son provocadas por las inyecciones de droga.

"Pese a que el número de países con servicios esenciales de prevención del VIH está creciendo, el nivel de cobertura entre los usuarios de drogas inyectables es pobre en muchos países", dijo Bradley Mathers, de la University of New South Wales, Australia, líder de un estudio sobre los esfuerzos de prevención publicado en la revista médica The Lancet.

Los expertos consideran que las medidas de prevención como el suministro de agujas, condones y drogas sustitutas como la metadona son clave para frenar la propagación del VIH y el sida, pero algunos Gobiernos se resisten a implementarlas por temor a que se los acuse de condonar el consumo de drogas.

Gerry Stimson, director de la Asociación Internacional de Reducción de Daños, acusó a aquellos estados de "jugar con la vida de las personas" y dijo que millones estaban en riesgo como resultado de esa política.

ONUSIDA estima que alrededor del 30 por ciento de las transmisiones de VIH fuera del Africa subsahariana son provocadas por la utilización insegura de agujas.

Stimson apuntó a Rusia como un problema particular, diciendo que el uso de drogas inyectables en la región ahora estaba provocando la epidemia más acelerada de VIH/sida en todo el mundo.

Mathers y su equipo de investigadores analizaron el suministro de servicios para prevenir la propagación del VIH entre los usuarios de drogas inyectables.

Los expertos encontraron que la cobertura global es muy pobre, pero también varía ampliamente.

A nivel mundial, sólo el 8 por ciento de los usuarios accedieron a programas de agujas y jeringas el año pasado. Pero la proporción varía desde el 100 por ciento en Irlanda y República Checa a menos del 3 por ciento en China, Malasia y Tailandia.

El actual nivel "no es suficiente para prevenir, frenar o revertir la epidemia de VIH entre esta población de riesgo".