Miércoles, 3 de Marzo de 2010

Uno de cada dos trabajadores en paro es una mujer sin prestación

EFE ·03/03/2010 - 14:55h

EFE - Madrid, Cataluña y el País Vasco concentran más del 48 por ciento del volumen total de empleo cualificado en España, según el informe "infoempleo.com 2009" elaborado con la colaboración de la empresa de trabajo temporal Adecco. EFE/Archivo

Uno de cada dos trabajadores en paro es una mujer sin prestación, un segmento de la población al que la crisis ha golpeado severamente por su alta presencia en el sector servicios -uno de los más dañados por la situación económica-, según un estudio de la Unión General de Trabajadores, presentado hoy.

Su secretaria confederal de Igualdad, Almudena Fontecha, ha explicado que pese a que el impacto de la crisis se formula siempre en términos de destrucción de empleo en la construcción e industria -esencialmente masculinos-, el número más alto de personas en paro corresponde al de servicios.

La pérdida de empleo -señala el informe "Mujeres ante la crisis económica. Impactos y oportunidades" de UGT- en servicios durante el último trimestre de 2009 multiplica por cuatro al de la construcción y por cinco al de la industria.

Respecto a las prestaciones de varones y mujeres persiste la desigualdad: ellas reciben mayoritariamente las pensiones de viudedad (93%) y las contributivas a favor de familiares (79,3%), en contraposición a las pensiones por jubilación (35,6 mujeres) y las de invalidez permanente (34,5%).

Estas cifras reflejan la baja participación de las mujeres en el mercado de trabajo y las menores oportunidades de contribuir con sus propias cotizaciones, ha criticado Fontecha.

Y aunque el número de parados (casi 2,4 millones) es superior al de las desempleadas (1,9 millones), también lo es su tasa de actividad: 68,1 por ciento frente a tasa femenina del 51,7 por ciento, ha recalcado la responsable sindical, quien ha apuntado también al mayor interés de ellas por insertarse ahora al trabajo.

Ello puede deberse a que las mujeres que no han trabajado nunca o abandonaron su empleo para ocuparse de sus hijos deseen contribuir al mantenimiento del hogar por la ausencia del sueldo del varón, "aunque sea en condiciones de mayor precariedad".

Sin embargo, ha advertido la secretaria confederal de Igualdad, "mucho me temo" que la mejora de la actual situación económica conlleve de nuevo a la expulsión de la mano de obra femenina.

Desde 2006 hasta el cuarto trimestre de 2009 ha ido aumentando la tasa de actividad de las mujeres, pero su tasa de paro supera a la masculina y la temporalidad y parcialidad también les afecta más (el 80% de los contratos a tiempo parcial corresponden a ellas).