Martes, 2 de Marzo de 2010

El fundador de Fastweb, ante el juez por presunto blanqueo

Reuters ·02/03/2010 - 10:35h

Por Deepa Babington

Silvio Scaglia, el multimillonario fundador de Fastweb, la segunda compañía italiana de banda ancha, será interrogado el martes por su papel en la red de blanqueo de dinero que ha sacudido los círculos de negocios italianos.

En una llamativa caída en desgracia del hombre llamado en el pasado "el mago" por su gesta de impulsar el número de suscriptores móviles, Scaglia fue conducido a prisión el viernes cuando se bajó de su jet privado tras volar a Italia desde el Caribe.

Considerado uno de los hombres más ricos del mundo, se enfrentará a las acusaciones de que estuvo implicado en una trama ilegal que movió más de 2.000 millones de euros en blanqueo de dinero a través de ventas y compras ficticias de servicios telefónicos internacionales entre 2003 y 2006.

Scaglia, uno de los 56 implicados en la investigación, ha negado que actuara al margen de la ley.

El consejero delegado de Fastweb, Stefano Parisi, y Sparkle, unidad de Telecom Italia, también están siendo investigados. Telecom Italia se vio forzada a retrasar la aprobación de sus resultados de 2009 a causa del proceso, en el que un senador del centroderecha también afronta el arresto.

Aparte, un tribunal italiano tenía previsto decidir el martes si designaba un comisario que de forma temporal se hiciera con el control de las operaciones de Fastweb y Sparkle, pero los abogados de Fastweb han pedido que la audiencia se posponga.

Tal designación impediría a Fastweb llevar a cabo ciertas actividades mientras esté bajo una administración especial, algo que los inversores temen que dañe los planes de crecimiento de la compañía.

Scaglia, que también fundó la compañía de televisión por Internet Babelgum, era consultor en los primeros días de su carrera.

Su ascenso a la fama empresarial comenzó cuando fue designado consejero delegado de Omnitel, en la actualidad Vodafone Italia. Allí sus colegas le apodaron "el mago" por aumentar el número de suscriptores de telefonía móvil de la firma hasta 8 millones, desde 300.000, en un corto período de tiempo.

En 1999 fundó Fastweb, declarando que había invertido "todo su dinero, hasta el último penique, y toda su credibilidad" en el proyecto. Vendió su participación en Swisscom en 2007, lo que le permitió entrar en las filas de los hombres más ricos de Italia y del mundo.