Lunes, 1 de Marzo de 2010

Afganistán prohíbe cubrir en directo los ataques talibanes

Reuters ·01/03/2010 - 18:06h

Afganistán prohibió el lunes que los medios de comunicación cubran los ataques de talibanes, señalando que estas imágenes envalentonan a los milicianos islamistas, que han lanzado ataques en todo el país mientras las tropas de la OTAN invaden sus bastiones sureños.

Los periodistas sólo podrán grabar imágenes después de los atentados y con autorización del Directorio Nacional de Seguridad (NDS, en sus siglas en inglés), la agencia de espionaje afgana, que informó de la nueva norma. Los periodistas que graben los ataques mientras se producen serán detenidos y su equipo confiscado.

"La cobertura en directo no beneficia al Gobierno, sino que beneficia los enemigos de Afganistán", indicó el portavoz del NDS Saeed Anasari. La agencia convocó a un grupo de periodistas para anunciar la prohibición.

La decisión ha sido criticada por la prensa afgana y los grupos de derechos civiles, que señalan que privará al público de información crucial sobre la situación de seguridad durante los ataques.

"Esta decisión impide al público recibir información precisa de cualquier suceso", indicó Abdul Hameed Mubarez, responsable del Sindicato Nacional Afgano de Medios, un grupo formado para proteger a los periodistas del país, que suelen quejarse del acoso de las autoridades.

"El Gobierno no debería esconder sus incapacidades prohibiendo a los medios cubrir incidentes", indicó Laila Noori, que supervisa asuntos de prensa para Afghanistan Rights Monitor, el principal organismo defensor de libertades civiles del país. "La gente quiere saber todos los hechos sobre la mesa cuando se producen incidentes de seguridad", añadió.

Al margen de un día del año pasado, cuando el Gobierno afgano prohibió informar de sucesos violentos durante toda la jornada durante las elecciones presidenciales, no se habían introducido restricciones formales a grabar este tipo de sucesos. Sin embargo, en ocasiones los periodistas han sido golpeados por las fuerzas de seguridad cuando rodaban escenas de los incidentes.

El lunes, dos explosiones producidas con dos horas de diferencia mataron al menos a seis personas en la ciudad sureña de Kandahar, de donde proceden los talibanes a los que las tropas lideradas por la OTAN está hostigando en una nueva ofensiva.

Los talibanes han realizado cuatro grandes ataques en la última semana, matando al menos a 29 personas e hiriendo a muchas otras.