Lunes, 1 de Marzo de 2010

Genes ligados con enfermedad celíaca podrían mejorar tratamiento

Reuters ·01/03/2010 - 14:09h

Un grupo de científicos identificó nuevas asociaciones genéticas con la enfermedad celíaca y dijo que sus resultados podrían acelerar la búsqueda de mejores maneras de diagnosticar y tratar el desorden causado por la intolerancia al gluten.

Investigadores británicos analizaron los mapas genéticos de más de 9.400 pacientes celíacos y encontraron áreas de perturbación en el sistema inmune que provocaron el desarrollo de la enfermedad autoinmune, que afecta a un 1 por ciento de las personas.

Los investigadores también hallaron "evidencia sustancial" de que los genes asociados con la enfermedad celíaca también podrían estar ligados con otras enfermedades inmunes crónicas como la diabetes tipo 1 y la artritis reumatoide.

"Ahora podemos arrojar un poco de luz en algunas de las perturbaciones inmunes precisas que conducen a la enfermedad celíaca", dijo David van Heel, profesor de genética gastrointestinal de la London School of Medicine and Dentistry, líder del equipo internacional de investigadores.

La enfermedad celíaca es un desorden digestivo causado por una respuesta inmune anormal al gluten, una proteína presente en el trigo, el centeno, la cebada y muchos otros productos de la vida cotidiana como medicamentos y vitaminas.

El trastorno afecta las vellosidades del intestino delgado e impide la correcta absorción de los nutrientes y puede provocar problemas severos de salud como anemia, fragilidad ósea, fatiga y pérdida de peso.

La enfermedad no tiene cura y el único tratamiento disponible hasta el momento es realizar una dieta libre de gluten de por vida.

Van Heel dijo que los resultados del estudio permitirán a los científicos ver que muchos factores de riesgo genético de la enfermedad celíaca funcionan alterando la cantidad de genes del sistema inmune fabricados por las células.

"Los datos también sugieren que la enfermedad celíaca está ligada a cientos de factores de riesgo genético, en este momento podemos predecir con precisión casi la mitad de los riesgos genéticos", escribió en el estudio publicado en la revista Nature Genetics.