Miércoles, 3 de Marzo de 2010

Los montañeros fallecidos en Palencia se precipitaron al vacío en una escalada en hielo

EFE ·03/03/2010 - 09:47h

EFE - En la imagen, amigos de los fallecidos esperan ante el tanatorio de Cervera de Pisuerga. EFE/Bragimo

Dos montañeros de 34 y 35 años, cuya identidad se corresponde con las iniciales J.M.G.C. y A.F.L., respectivamente, vecinos de Palencia, han sido encontrados muertos hoy en la cara norte del Pico Espigüete de la Montaña Palentina, donde sufrieron un accidente ayer tarde.

Los dos montañeros se precipitaron al vacío cuando practicaban escalada en hielo en la denominada Cima del Anillo de la cara norte del Pico Espigüete, en la localidad de Cardaño de Arriba (Palencia), han informado el Servicio de Emergencias 112 y la Subdelegación del Gobierno en Palencia.

El accidente se produjo en la tarde de ayer cuando tres montañeros hacían escalada en hielo y se encontraban a unos cien metros de la cumbre del Pico Espigüete, de 2.450 metros de altitud.

Según ha relatado uno de los tres integrantes del grupo, un alud provocó el corte de una placa de hielo y dos de los montañeros se cayeron al vacío mientras que el tercero pudo sujetarse con los piolets y avisó al Servicio de Emergencias 112.

Hasta el lugar se desplazaron componentes del Grupo de Rescate de la Agencia de Protección Civil y Consumo y del Grupo de Montaña de la Guardia Civil con base en Sabero (León), además de siete voluntarios, montañeros experimentados y conocedores de la zona, amigos de los accidentados y una unidad canina con cuatro bomberos especialistas procedentes del 112 Asturias.

Pasadas las dos y veinte de la madrugada todos los componentes de la expedición regresaron a Cardaño de Abajo (Palencia) con los cuerpos sin vida de los dos montañeros, que han sido trasladados al Tanatorio de Cervera de Pisuerga (Palencia), donde se les practicará la autopsia.

Con la muerte de estos dos montañeros ya son cinco los fallecidos en la Montaña Palentina en lo que va de año.

Dos hermanos de Bilbao de 26 y 36 años, uno de ellos residente en Cataluña, fallecieron a finales de enero en el Pico Curavacas cuando fueron sorprendidos por una placa de viento mientras practicaban escalada en hielo y una montañera madrileña de 42 años murió el 23 de enero tras despeñarse por un barranco en la cara noroeste del Pico Espigüete, en Cardaño de Abajo.