Miércoles, 3 de Marzo de 2010

La Policía portuguesa ocultó pruebas de la desaparición de Madeleine

Aparecen publicadas en la prensa británica una serie de fotografías que localizan a la pequeña en varios países

PÚBLICO.ES ·03/03/2010 - 10:09h

Este fotograma captado por una cámara de CCTV en 2008 en Nueva Zelanda fue descartada como prueba por la Policía portuguesa.

La publicación de varios documentos secretos sobre la desaparición de Madeleine McCann ha puesto en evidencia que la Policía portuguesa pudo haber ignorado algunas pistas clave. Esas pruebas fueron ocultadas a los diversos investigadores privados que contrató la familia británica por considerarlas irrelevantes.

Entre los archivos hay varias fotografías y grabaciones con cámaras CCTV de varias partes del mundo en las que aparecen niñas parecidas a ella.

Las fotografías, que fueron archivadas en 2008 por la Policía portuguesa, han sido publicadas por varios medios británicos, mientras los padres siguen su batalla legal contra el portugués Gonçalo Amaral. El entonces encargado del caso acusó abiertamente a los padres de haber organizado el secuestro de la niña y fue denunciado por la familia. El juicio concluyó el pasado día 10 de febrero y está pendiente la sentencia.

En una de las imágenes se puede ver, por ejemplo, a una niña muy parecida a Madeleine en un supermercado de Nueva Zelanda en 2007. En otra, enviada por un británico de vacaciones en Francia, se ve a una pequeña de rasgos similares en el peaje de una autopista.

Es difícil valorar la posibilidad de que en alguna de esas pruebas aparezca realmente la niña. Los casos anteriores, como cuando aparecieron las fotos de una niña muy parecida en Marruecos, terminaron sacando los colores a los investigadores.

La familia, afligida

"Están muy afectados tras haber comprobado la falta de profesionalidad de la Policía portuguesa"

Pero quizá la más importante de las pruebas ocultadas es la enviada por un ciudadano británico. La imagen capta a un hombre de la mano de una niña parecida a Madeleine en Faro la noche de su desaparición.

La familia se mostró muy afligida. El portavoz de los McCann, Clarence Mitchell dijo que "Kate y Jerry quieren dejar claro que están muy afectados tras haber comprobado la falta de profesionalidad de la Policía portuguesa. Toda la información que contienen estos documentos deberían haber ido antes a los investigadores privados, que son los únicos que siguen buscando a Madeleine ahora".

La pequeña Madeleine McCann tenía cuatro años cuando desapareció durante unas vacaciones con sus padres y hermanos en el Algarve en septiembre de 2007.

En todo este tiempo, los padres, que llegaron a ser acusados de haber organizado el secuestro, han continuado la búsqueda de la pequeña sin ningún éxito. Hace ahora un año, la familia distribuyó los retratos robot de la posible apariencia de Madeleine dos años después de su desaparición.