Miércoles, 3 de Marzo de 2010

El Papa anuncia otra visita a España este año

La visita está prevista para el seis de noviembre. Será su segundo viaje a España.

J. BASTANTE ·03/03/2010 - 10:42h

Al final, el Papa vendrá dos veces a España. Y no sólo a Madrid, mal que le pese al cardenal Antonio María Rouco Varela, que quería que la presencia de Benedicto XVI en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) reafirmara su liderazgo único en la Iglesia española. Sin embargo, ayer, en sendas ruedas de prensa, el cardenal de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, y el arzobispo de Santiago, Julián Barrio, anunciaron que Joseph Ratzinger visitará España el próximo 6 de noviembre para participar en los actos de Año Santo Compostelano. Al día siguiente, el Papa presidirá una Eucaristía de inauguración del templo expiatorio de la Sagrada Família, obra del catalán Antoni Gaudí (actualmente en proceso de beatificación).

El viaje se estaba gestando, con suma discreción, desde hace más de dos años. Pero fue en febrero del pasado año, durante la visita a España del secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Bertone, cuando el presidente del Gobierno y la vicepresidenta María Teresa Fernández De la Vega invitaron oficialmente al Papa a ambos actos.

La dificultad estribaba en que Benedicto XVI ya había comprometido su visita a Madrid para participar en la JMJ de agosto de 2011, y no resultaba factible que el anciano, a punto de cumplir los 83 años, realizara dos viajes al mismo país en años sucesivos. La perseverancia de catalanes y gallegos, unida al buen hacer del embajador de España ante la Santa Sede, Francisco Vázquez, animaron al Papa.

El papel de Cañizares

Desde Roma, el cardenal Cañizares conocido adversario de Rouco Varela y el anterior nuncio en España, Manuel Monteiro de Castro, terminaron de convencer al Pontífice de la conveniencia de visitar Santiago durante el Año Xacobeo y de inaugurar la que será la primera catedral católica abierta en España en el siglo XXI, la Sagrada Família.

El cardenal Martínez Sistachavanzó ayer que las obras de este templo, que se iniciaron en 1882, podrían estar concluidas dentro de 15 o 20 años, si continúan las aportaciones de los fieles y las visitas como hasta ahora.

El prelado confirmó que había invitado a Ratzinger a visitar la capital catalana, y este lunes fue el arzobispo de Santiago, Julián Barrio, quien fue recibido por Benedicto XVI en el Vaticano. Según resaltó ayer Sistach, el jueves pasado recibió una comunicación oficiosa confirmando la voluntad del Papa de visitar ambas ciudades este año.

El portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, explicó ayer en Roma que el Año Santo Compostelano "tiene un significado espiritual muy amplio", informa Sandra Buxaderas. Para Lombardi, la visita de Ratzinger a la Sagrada Família significará "el aprecio por la figura de Gaudí y por el arte cristiano".

Sistach destacó que el viaje de Benedicto XVI supone "una noticia de dimensión mundial" y confirma que, al menos desde el Vaticano, se observa la realidad de la Iglesia española con diversidad de miradas, y no sólo con la información que llega de Madrid y de Rouco Varela.

La jerarquía episcopal se limitó ayer a asumir, en un breve comunicado, que la visita papal "llena de alegría a la Iglesia en España". No obstante, la nota desprende un cierto malestar de la cúpula de los obispos, que apenas indican que colaborarán con las diócesis "en todo lo que sea necesario".