Martes, 2 de Marzo de 2010

Diez heridos graves por la explosión accidental de dinamita en Ceuta

Uno de ellos se encuentra muy grave. Los trabajadores estaban manipulando la carga cuando se ha producido el accidente

EFE ·02/03/2010 - 00:27h

El número de personas heridas por la explosión esta noche en Ceuta producida al manipular unos restos de dinamita se ha elevado a diez, una de las cuales está ingresada en la UCI del Hospital Universitario de Ceuta en estado muy grave, como consecuencia de la deflagración.

Según ha informado en rueda de prensa el director territorial del Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (INGESA), Jesús Lopera, y el director-gerente del INGESA, Juan Carlos Querol, de los diez atendidos en el hospital ocho son trabajadores de la empresa Movimientos y Voladuras S.L. y los otros dos agentes de la Guardia Civil.

El herido más grave es un hombre de 52 años que ha sufrido politraumatismo, con quemaduras de segundo grado, ha perdido la visión de un ojo y presenta varias fracturas debido a la fuerte explosión.

Dos personas graves

Otras dos personas permanecen graves en la UCI del clínico con politraumatismos y policontusiones, aunque su evolución ha sido favorable y se encuentran estables.

De los diez atendidos en el hospital cinco fueron dados de alta

En el clínico también se encuentran otros dos obreros que serán dados de alta en las próximas horas.

De los diez atendidos en el hospital cinco fueron dados de alta, entre ellos dos agentes de la Guardia Civil, siendo todos los heridos varones de entre 35 y 60 años.

La explosión, según ha informado la Delegación del Gobierno en Ceuta, se ha producido en el recinto de seguridad donde se realizan las obras para la construcción de la nueva cárcel de Ceuta, en la zona de Fuerte Mendizábal.

Destrucción del material sobrante

El accidente ha ocurrido cuando los trabajadores se disponían a la destrucción del material sobrante de las voladuras realizadas durante el día para allanar el terreno.

El delegado del Gobierno, José Fernández Chacón, ha acudido al lugar de los hechos, situado en las inmediaciones de la frontera con Marruecos y en las proximidades de varios acuartelamientos de la ciudad.

Esta situación ha provocado que muchas personas que han escuchado la fuerte explosión pensaran que se trataba de unas maniobras militares.