Miércoles, 3 de Marzo de 2010

Un avatar contra Contador

Armstrong investiga la mejora de su postura en contra reloj a través de una proyección en 3D

MIGUEL ALBA ·03/03/2010 - 08:00h

MIGUEL ALBA - Arriba, Armstrong en el Down Under. Abajo, dos imágenes del estudio en Cyber F/X.

Alrededor de figuras a escala de Spiderman, Batman o Men in Black, Lance Armstrong exploraba, hace tres semanas, una nueva dimensión de sus límites. "Nos sorprendió su llamada porque nunca habíamos hecho nada parecido", explica a este diario un portavoz de Cyber F/X, una de las empresas de animación digital en tres dimensiones con más predicamento en Hollywood. Ese día, el pasado 9 de febrero, el estudio californiano paró su producción de realidades animadas. Como si de un proyecto de superhéroe, al que dar forma, se tratara, el líder del RadioShack se colocaba bajo el haz de luz fluorescente del escáner volumétrico de Cyber F/X en busca de un último poder. La postura ideal sobre la bicicleta de contra reloj, el gesto perfecto con el que Armstrong espera transformar la pérdida de segundos en ganancia, en ese tipo de etapas, frente a Contador.

"Cuando Lance vio sus imágenes reflejadas en el ordenador soltó: ¡Ya tengo un avatar para ganar el Tour!", recuerdan desde Cyber. Como en la película de James Cameron, la secuencia de pantallas en el estudio californiano convertían las diferentes recreaciones en 3D del cuerpo de Armstrong en una especie de proyecto hacia otro universo. Una secuencia de clones que los ingenieros de Trek, la marca que surte de bicicletas al RadioShack, Bruyneel y el propio Armstrong están diseccionando por ordenador para acabar con todos los vicios en la postura contra el crono.

Los clones de Lance son manipulados por ordenador para mejorar la pedalada

Un proceso que se inició tras la conclusión del pasado Tour. "Su postura ahora es diferente y se le ve que marcha mucho mejor, más a gusto", explica Johan Bruyneel, manager de Armstrong. "El año pasado iba sentado mucho más abajo y realmente no sabemos el por qué", prosigue el belga. "Parece que había perdido todas las referencias de pedaleo acumuladas en su anterior etapa". Esta temporada, sin embargo, Armstrong, que ha perdido músculo -"ya no le volveréis a ver más haciendo pesas", advierte Bruyneel-, ha elevado la altura del sillín para, junto a una mayor comodidad, darle más vatios a su pedalada.

Al igual que Contador, el norteamericano calza este año el nuevo modelo Keo 2 Max de Look, un pedal con mucha más superficie de apoyo, cuyo eje aguanta más presión (90 kilos) durante más ciclos (un millón) que los estándares.

La UCI media en el veto

Todos esos avances de laboratorio se ponen a prueba hoy en la Vuelta a Murcia, la segunda competición de Armstrong tras su vigésimoquinto puesto en el Tour Down Under australiano. Una carrera marcada por un doble veto. Por una parte, la organización ha impedido la participación de equipos italianos en respuesta a la prohibición impuesta por el CONI al murciano Valverde, por su presunta implicación en la Operación Puerto, en cualquier carretera de Italia.

"Es una represalia contra equipos y corredores que nada tienen que ver con la decisión del Tribunal Antidopaje italiano. Debería aceptar el sistema disciplinario en el deporte y aunque usted no esté de acuerdo con una decisión, no debería tomarse la justicia por su mano. El veto es totalmente inaceptable", aseguraba Pat MacQuaid, presidente de la UCI, en un e-mail enviado a la organización de la prueba murciana.

Por otra parte, los equipos españoles Pro Tour, tras solicitar un mayor fijo de salida, han decidido no aparecer en la carrera, dejando a Armstrong como gran reclamo.