Miércoles, 3 de Marzo de 2010

Kaká olvida su regate

El brasileño sólo sale con éxito del 40 por ciento de sus quiebros

GONZALO CABEZA ·03/03/2010 - 00:15h

Kaká intenta zafarse de dos defensas del Málaga. - AFP

La imagen se repite con frecuencia: Kaká coge el balón, le sale un defensor, intenta irse de él, pero no lo consigue. Así, una y otra vez, porque al brasileño parece habérsele olvidado su regate. No le faltan intentos, de hecho es el décimo jugador que más veces busca esa suerte, pero sus resultados son decepcionantes. Sólo un 40 por ciento de las veces que Kaká encara a un rival el resultado es positivo. Su dato tiembla en comparación con los mejores. De los 30 jugadores que más veces han intentado driblar a un rival, el brasileño es el que peor porcentaje de acierto tiene. La mayoría solventan la mitad de sus intentos con éxito. Sólo Pedro León ha fallado más veces, aunque también con muchos más intentos en su haber.

Sus números cantan cuando son comparados con la otra perla de Florentino Pérez, Cristiano. Los dos han intentado prácticamente el mismo número de regates -94 el portugués, 90 Kaká- Cristiano ha acertado 55, el brasileño sólo 36. Tampoco el jugador más caro del mundo es el más exitoso: sus regates palidecen en comparación con los 120 que ha logrado Messi.

El brasileño es también el segundo jugador blanco que más pases falla

Los datos de Kaká no mejoran en Europa. Allí sólo ha culminado con éxito el 46 por ciento. Las pérdidas del mediapunta no se limitan a los intentos de driblar. Tampoco está acertado en el pase. De la plantilla blanca, sólo Marcelo ha fallado más envíos -269 el lateral, 232 el mediapunta-. En porcentaje, Kaká es incluso peor, un 25 por ciento de los intentos de entrega de la estrella son erróneos. Marcelo falla el 21 por ciento. La falta de control de balón de Kaká es alarmante. Es el jugador del Madrid que más veces ha perdido la posesión, 175, una cada nueve minutos de juego.

En el club se justifica a la estrella. Al principio de temporada el problema era una pubalgia, que incluso llegó dejarle en la grada varios partidos. En una rueda de prensa Kaká dio por zanjada la lesión y el club pasó a culpar a la ansiedad: "Lleva seis meses y sabe que no le han salido las cosas, eso afecta a su juego", dicen en las oficinas. Los motivos son difusos, los datos no. Kaká se olvidó el regate en Italia.