Martes, 2 de Marzo de 2010

Un cura denuncia identificaciones irregulares de inmigrantes en Madrid

Javier Baeza, párroco de la conocida como 'iglesia roja' de Vallecas ha presentado hasta cuatro denuncias por hechos similares

PÚBLICO.ES/EUROPA PRESS ·02/03/2010 - 18:00h

Iglesia de San Carlos Borromeo, en Vallecas (Madrid).

El párroco Javier Baeza ha presentado ya cuatro denuncias por identificaciones irregulares de inmigrantes realizadas por la policía. Según asegura el cura de la iglesia de San Carlos Borromeo, situada en el barrio madrileño de Vallecas, una de esas identificaciones se produjo en su propia casa. 

Este hecho ocurrió el pasado día 13 de enero, cuando tres policías nacionales uniformados se presentaron en su domicilio de Moratalaz, donde Baeza acogía a varios jóvenes desamparados. En ese momento el párroco no se encontraba en casa, por lo que quien abrió la puerta fue "un chaval de Gambia", según relata el cura. "Como mi casa ahora mismo parece la ONU, pues les empezaron a pedir identificación a todos", asegura Baeza. 

El párroco ha confirmado que presentó una queja contra el Ministerio del Interior por este asunto, que terminó cuando Baeza informó a su abogada de lo que estaba ocurriendo. Tras hablar con ella, volvió a comunicarse con su casa para pedirle a uno de los inmigrantes que echara a los policías al grito de que pronto aparecería por allí una letrada. Algo que surgió su efecto, dado que los agentes se marcharon. 

Baeza también comunicó al Defensor del Pueblo y a la Fiscalía de Madrid lo sucedido en su domicilio. Sin embargo, a Baeza le indicaron que la Dirección General de la Policía no tiene constancia de esta intervención, por lo que "la inseguridad jurídica se ha hecho mucho mayor". El párroco denuncia que el hecho de "que se produzcan identificaciones y entradas al domicilio sin orden judicial y que no conste esa minuta a la Jefatura es una situación muy grave". 

Baeza considera que esta actuación policial puede ser delictiva, ya que se introdujeron en el domicilio sin permiso de sus residentes y en contra de su voluntad, sin justificación alguna y pidiendo documentación dentro de un espacio de privacidad.

Además de este hecho, Baeza señaló que ya presentado en los últimos dos meses tres denuncias más relacionadas por identificaciones irregulares de inmigrantes, dos de ellas en el barrio de Entrevías y otra más en Moratalaz.

El párroco criticó tanto los motivos como los modos en los que se producen estas intervenciones policiales. "No es de recibo que funcionarios públicos traten a la ciudadanía como nos trata", apuntó. Además, dos de las denuncias se formularon porque los agentes no mostraban en su uniforme los números de identificación.

Baeza criticó que ante un mismo hecho, el sistema trate de diferente forma a la población nacional y la extranjera. "Por ejemplo, el delito por ir conduciendo bebido de un diputado nacional del Partido Popular tiene unas consecuencias limitadas, pero esos mismos hechos en un inmigrante le impide renovar su tarjeta de residencia. Es un agravio comparativo que conculca derechos fundametales importantes", concluyó.