Martes, 2 de Marzo de 2010

Vlahovic, la encarnación del terror

El 'Monstruo de Grbavica', detenido en España, ha huido de la Justicia desde 1993

EFE ·02/03/2010 - 17:29h

Veselin Vlahovic, en el momento de ser detenido. - MINISTERIO DE INTERIOR

Veselin Vlahovic, alias "Batko", detenido hoy en España, fue la encarnación del terror para los habitantes del barrio sarajevita de Grbavica durante el asedio de la capital bosnia (1992-1995).

La Justicia de Bosnia ha tratado de dar con él desde 1993 y en 1999 solicitó de forma infructuosa su extradición a Montenegro, aunque sólo desde 2005 Bosnia-Herzegovina le busca por crímenes de guerra cometidos en ese barrio capitalino. Ese año se emitió contra "el Monstruo de Grbavica" una orden de busca y captura tras ser acusado de crímenes de guerra, torturas, violaciones y el asesinato de decenas de civiles musulmanes y croatas.

Este antiguo boxeador, conocido por el sadismo con el que se empleaba contra los prisioneros detenidos, nació en Niksic, en Montenegro, en 1969. Vivía en Bosnia, en Grbavica, a la orilla izquierda del río sarajevita de Miljacka, y antes de la guerra era conocido por sus afición pugilística.

Durante el conflicto (1992-1995), ese barrio, que se encontraba en la línea del frente, estuvo bajo el control de las tropas serbobosnias, y la población musulmana y croata trató de escapar por miedo a posibles torturas.

"Vlahovic siempre regresaba para hacer más males"

Ya a comienzos de la guerra, Vlahovic entró en unidades paramilitares serbobosnias, y aunque en la zona había también otras personas que maltrataban a la población local, fue él quien más temor despertaba por sus excesos.

Sus crímenes se mencionaron en algunos de los casos de altos cargos serbobosnios juzgados ante el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY), como el ex presidente del Parlamento serbobosnio, Momcilo Krajisnik.

Un miembros del nacionalista Partido Democrático Serbio (SDS), Radomir Neskovic, dijo de Vlahovic ante el TPIY, donde fue testigo en un juicio, que era "un monstruo armado, un tipo patológico". "Queríamos librar Grbavica de ese hombre, pero él siempre regresaba para hacer más males", indicó Neskovic.

"A Batko le gustaba conducir coches y matar musulmanes. Además les gustaba golpearles delante de otros para demostrar sus habilidades y técnicas como boxeador. Torturaba y mataba musulmanes, pero cada vez de una forma diferente. Le gustaba experimentar", explicaba un antiguo soldado serbobosnio, Bozidar Debelonogic, en su libro "Balija".

"A Batko le gustaba conducir coches y matar musulmanes"

En Grbavica, Vlahovic era propietario incluso de un prostíbulo, donde retenía a mujeres musulmanas y croatas contra su voluntad y las forzaba a mantener relaciones sexuales. Diferentes testigos afirman que hubo muchos casos de suicidios entre las retenidas, como el de la estudiante Magdalena Kresic, que se arrojó por un balcón del prostíbulo.

Después de la guerra escapó a Montenegro, donde en abril de 1999 fue condenado a tres años y medio "por saqueos y comportamiento violento". En 2001, logró escaparse en condiciones no esclarecidas de la cárcel montenegrina de Spuz, en medio de las presiones desde Bosnia para que sea extraditado a este país por crímenes de guerra.

Noticias Relacionadas