Jueves, 4 de Marzo de 2010

Los primitivos son mucho más modernos

Una exposición del Museu de Ceràmica de Barcelona propone un juego de correspondencias entre la alfarería africana y la cerámica contemporánea.

PÚBLICO ·04/03/2010 - 09:18h

Museu de Ceràmica - Algunos artistas contemporáneos, como Joan Miró se han interesado por el arte primitivo y han convertido sus formas en motivo de inspiración

Confluencias en el barro. Alfarería tradicional africana y cerámica contemporánea occidental propone un ejercicio de simetría con un conjunto de obras de arte africano de colecciones privadas de Barcelona y piezas contemporáneas del fondo del Museu de Ceràmica. Un fascinante juego de relaciones que con toda seguridad sorprenderá al visitante.

Las comisarias, María Antonia Casanovas y Elena Martínez-Jacquet han creado un conjunto de asociaciones y analogías formales muy sugerente y lleno de misterio: una máscara negra de Picasso y una jarra de la cultura Lwena de Angola, un recipiente por recoger los malos espíritus de la cultura Cham y Mwana de Nigeria y una mujer-pájaro de Joan Miró.

¿Hasta qué punto se puede hablar de influencia? ¿O se trata más bien de confluencias? El arte primitivo, y especialmente el africano, despierta un interés mayor en cualquier parte del mundo. La cerámica, por su fragilidad y rareza, ha sido hasta ahora menos conocida que la escultura en madera o metal.

Una botella, procedente de una excavación arqueológica al delta del río Níger, con un perfil muy elegante, la boca estrecha y el cuello largo aparece situado al lado de una jarra de Josep Llorens Artigas: también muy esbelto y elegante, de formas puras. Junto a la botella de Malí, esta jarra toma otra dimensión, no sólo se parecen, sino que llegan a compartir el mismo espíritu.

Confluencias en el barro es un ejercicio de simetría que enfrenta un conjunto de obras de arte africano con otro de piezas contemporáneas.

En la exposición se pueden contemplar hasta 14 parejas, escogidas en función a la forma, la técnica, la ornamentación o la decoración pictórica. El montaje juega a resaltar estos parecidos y a provocar un equívoco en el espectador que, a menudo, debe mirar la cartela para saber cuál es la pieza es primitiva y cuál la contemporánea.

Una oportunidad de descubrir la cerámica africana
La cerámica africana nos sorprende por la belleza y la simplicidad de sus formas. Por la riqueza de su decoración, que combina en un entramado inagotable los símbolos que expresan las creencias, las costumbres y las aspiraciones de los pueblos que la han creado.

En la exposición se pueden contemplar piezas arqueológicas, de las grandes culturas que florecieron entre el siglo I a.C. y el siglo II de nuestra era en Nigeria, Malí y Ghana, y de otras, procedentes de sociedades africanas que han conservado hasta hoy mismo el respeto por sus tradiciones. Enseres domésticos, receptáculos de fuerzas sobrenaturales y representaciones de los antepasados, que se usaron en los más varios contextos sagrados o profanos, personales o comunitarios.

Algunos artistas contemporáneos, como Picasso o Josep Llorens Artigas se han interesado por el arte primitivo y han convertido sus formas en motivo de inspiración. En otros casos, como las jarras en forma de calabaza de Antoni Cumella o Francesc Elías, hay una coincidencia que parece ir más allá.


Confluencias en el barro
Alfarería tradicional africana y cerámica contemporánea occidental

Hasta el 6 de junio de 2010.
Museu de Ceràmica
Palau Reial de Pedralbes
Avinguda Diagonal, 686. 08034 Barcelona.
Tel. 93 280 50 24
Web: www.museuceramica.bcn.es