Martes, 2 de Marzo de 2010

El ministro de Exteriores israelí, investigado por obstruir la Justicia

El ultraderechista Avigdor Lieberman ha sido interrogado por la Policía

EFE ·02/03/2010 - 17:12h

EFE - El viceprimer ministro y ministro de Exteriores israelí, Avigdor Lieberman.

El ministro israelí de Exteriores, el ultraderechista Avigdor Lieberman, ha sido interrogado por la Policía por presunta vulneración de la ley al acceder en 2008 a información secreta sobre un proceso legal abierto en su contra.

El interrogatorio, que duró dos horas, fue motivado por la confesión de un asesor legal en la oficina de Lieberman, Zeev Ben-Arie, de que pasó documentación de forma ilegal a su actual superior cuando ocupaba el puesto de embajador en Bielorrusia en 2008, precisó el portavoz policial, Micky Rosenfeld.

Según relató a los investigadores policiales, Ben-Arie recibió el encargo de trasladar a las autoridades bielorrusas, de forma directa y discreta, un documento relativo a la investigación de Lieberman, sospechoso de los cargos de fraude, cohecho, blanqueo de dinero, acoso a testigos y obstrucción a la justicia.

Diversos cargos

El texto contenía una petición de asistencia técnica por parte del Ministerio israelí de Justicia a su equivalente en Minsk en la que se detallaban las sospechas que se ciernen contra Lieberman y los asuntos en los que se precisaba colaboración, así como números de cuentas bancarias y nombres de personas que entrevistar.

El embajador confesó a los investigadores policiales que abrió el sobre, copió el citado documento y se lo pasó en mano de forma ilegal a Lieberman, cuando visitó al país en octubre de 2008, en calidad entonces tan sólo de diputado y líder del partido opositor ultranacionalista "Israel Beitenu".

Lieberman ha anunciado que dimitiría si resulta finalmente imputado 

El diplomático, cuyo proceso de ascenso y promoción laboral también está siendo investigado, tenía que haber pasado el sobre a las autoridades bielorrusas sin abrirlo.

El pasado agosto la Policía israelí recomendó al fiscal general, Menajem Mazuz, que procesara a Lieberman -ya entonces titular de Exteriores- por diversos cargos, entre ellos cohecho y blanqueo de dinero. El ministro defiende su inocencia, aunque ha anunciado que dimitiría si resulta finalmente imputado. Desde entonces el caso está en manos de la Fiscalía General.

Compañías tapaderas

Lo que ha trascendido del mismo en la prensa local sitúa a Lieberman como responsable de un mecanismo bien engrasado en el que participó incluso después de llegar al Parlamento y al Ministerio de Exteriores.

Trató de obstruir las investigaciones en al menos tres situaciones diferentes

Las sospechas apuntan a que se habría embolsado más de 10 millones de shekels (1,86 millones de euros) gracias a un entramado de empresas que levantó con ayuda de algunos asociados. El ministro es sospechoso de haber establecido varias compañías tapadera con las que lavaba el dinero que luego acababa en sus bolsillos.

Las pesquisas establecen que, junto a sus allegados, Lieberman trató de obstruir las investigaciones en al menos tres situaciones diferentes, cambiando los nombres de las compañías que supuestamente estableció en Chipre, tras sospechar de que la Policía le seguía la pista. También fue interrogado sobre supuestos sobornos, cobrados a través de la empresa de consultoría que dirigía su hija Mijal, igualmente sospechosa.