Martes, 2 de Marzo de 2010

Hamilton despide a su padre

El piloto británico prescinde de los servicios de su progenitor como agente

ÁNGEL LUIS MENÉNDEZ ·02/03/2010 - 13:26h

EFE - Lewis Hamilton junto a su padre, Anthony, durante un Gran Premio la temporada pasada.

Lewis Hamilton y su padre han decidido escenificar una ruptura empresarial cuyo trasfondo es la puesta en marcha de un pingüe negocio dirigido por Anthony. La noticia que circula desde ayer por los medios de comunicación de todo el mundo el más joven campeón del mundo de la historia de la F1 y el más famoso papá del paddock rompen su relación empresarial es una hábil cortina de humo desvelada con pelos y señales por el propio Lewis en una entrevista concedida a la prestigiosa revista Autosport.

Según cuenta Hamilton con pretendida naturalidad, Anthony ha dejado de ser su representante. Mientras encuentra un nuevo agente, sus asuntos económicos estarán en manos de trabajadores de confianza de McLaren, la escudería en la que se crió y ha triunfado como piloto.

"En la pista, hacía cosas de negocios, no de padre", razona Lewis

Sin embargo, el verdadero motivo de la separación se halla en el circuito de Silverstone, sede de una nueva academia de pilotos cuyo propietario es Anthony Hamilton. El papá más televisivo -"Es casi más famoso que yo"-, reconoce Lewis en la entrevista dirigirá un negocio que se prevé millonario. La GP Prep Racing Drivers, que así se llama, ha obtenido de Bernie Ecclestone la licencia oficial de la F1 y en ella podrán prepararse para dar el salto a la élite todos aquellos pilotos que hayan competido en una de las categorías inferiores del automovilismo. Lógicamente, la matrícula será muy costosa y sólo podrán rodar en la pista británica aquellas jóvenes promesas que cuenten con un patrocinador potente.

La página web de la academia de papá Hamilton ya admite solicitudes, así que la coartada ideal para desviar la atención es la ruptura con su hijo. Este, eso sí, ha procurado no sobreactuar, y en sus declaraciones deja claro que se trata de una decisión consensuada y nada traumática.

Relación poco afectiva

La propia McLaren lleva a su piloto mientras este busca un agente

"Ya tengo 25 años y creo que era inevitable hacer un cambio en algún momento", explica el piloto de McLaren. "En los últimos años, estuvimos pendientes de ver si podíamos traer a otra persona para ayudarnos. Lo miramos y nunca me sentí cómodo con nadie más, entonces quería que fuese mi padre quien cuidase de mis cosas porque confío en él".

Lewis también apela a la necesidad que tiene de recuperar la relación afectiva con su progenitor: "Trabajo con él desde que tenía 8 años, ha sido difícil hacer las cocas como padre e hijo. Cuando estábamos en la pista, siempre fue mi mánager, por lo que siempre hizo las cosas de negocios, no de padre. Por eso estoy muy, muy emocionado de tenerlo ahora como papá. Quiero ir con él a tomar una cerveza, a jugar a los bolos o de vacaciones".

Pese a que Anthony se ha hecho famoso por su constante presencia en la primera fila del box de McLaren, Hamilton también deja caer que su padre estaba un poco harto de las carreras: "El otro día me mandó un mensaje en el que me decía que sería genial para él ver la F1 sentado en el sofá de casa. No lo ha hecho desde que yo era pequeño y lo veíamos juntos y, además, podrá venir a las carreras que quiera" .

El que es uno de los favoritos al título en el inminente Mundial quiere contar con su padre para buscar un nuevo representante. Pero no tiene prisa. "Los chicos de McLaren son mi familia, así que ellos me llevarán los asuntos. No hay necesidad de apresurarse para encontrar un nuevo agente. Queremos dar los pasos adecuados en el momento adecuado".