Martes, 2 de Marzo de 2010

Internet salva el Congreso de la Lengua de Chile

Tras su supensión por el terremoto, los organizadores deciden colgar todas las ponencias en la web

PAULA CORROTO ·02/03/2010 - 08:20h

Estado en el que quedó tras el terremoto un teatro de Valparaíso, donde se iba a celebrar el congreso. - AFP

El V Congresso Internacional de la Lengua española será el más digital de los cuatro celebrados hasta la fecha. Después de su suspensión a causa del terremoto que hundió Chile la madrugada del pasado sábado, sus organizadores, la Asociación de Academias de la Lengua Española, el Instituto Cervantes y el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes de Chile decidieron ayer volcar todas las ponencias y discursos en la web del foro y del Instituto Cervantes. "El V Congreso ha existido y seguirá existiendo; es un congreso virtual, un congreso que le pertenece a Chile y a los chilenos", recalcó la directora del Cervantes, Carmen Caffarel.

No habrá aplazamiento del evento. Ninguna ciudad ocupará el lugar que le hubiera tocado a Valparaíso entre hoy, fecha en que estaba prevista su inauguración, y el 5 de marzo. Las conferencias estarán disponibles para todos los internautas "en los próximos días", según confirmaron a Público fuentes de la RAE. Los organizadores chilenos pretenden que estén "desde hoy".

La decisión de convertir el Congreso en virtual se tomó con el fin de aplaudir el trabajo realizado por el Gobierno chileno a la hora de poner en marcha este encuentro sobre el castellano. También por el esfuerzo económico: el país invirtió tres millones de dólares en un foro en el que iban a participar más de 200 personas. De hecho, según explicó ayer el presidente de la RAE, Víctor García de la Concha, la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, "se resistía el sábado a suspender el Congreso y hasta última hora estuvo dándole vueltas para ver si se podía mantener. Como es lógico, no quería perder el trabajo de unos años. Pero así es la vida".

De internauta a webnauta

A día de ayer, el traslado del Congreso a la web no era conocido por muchos ponentes. Sin embargo, "no ha parecido una mala solución", según señaló a este periódico el secretario de la RAE, Darío Villanueva. Para el director del Instituto Cervantes en Alburquerque, Vicente Luis Mora, "uno de los fines del Congreso es precisamente la universalización del debate sobre el español, que se verá favorecida al ser difundido este en línea".

Público recabó ayer algunas de las ponencias que hubieran ilustrado un foro que pretendía resaltar el papel del castellano en la Red y que, paradójicamente, ha acabado alojado en el universo virtual.

En su conferencia, titulada La lectura en la educación de los nativos digitales, Darío Villanueva da a conocer un nuevo término, los webnautas, que define a los usuarios "capaces de producir, actuar en, modificar y dar forma a la web de hoy, la Web 2.0". Villanueva se centra en la posibilidad de que los nativos digitales (la generación que ha nacido y crecido con Internet) utilicen un castellano distinto al de los inmigrantes digitales (las generaciones precedentes).

Para él, este fenómeno tiene consecuencias positivas. Parafraseando a Umberto Eco señala que "la característica principal de una pantalla de ordenador es que alberga y muestra más letras que imágenes". Sin embargo, Villanueva alerta de la quiebra idiomática entre las generaciones y ofrece una solución: más bibliotecas virtuales.

De palabras nuevas en castellano trata el texto del académico uruguayo Juan Grompone. Titulado, Los neologismos científicos y tecnológicos en español, en él advierte de la necesidad de establecer reglas: respetar el origen del neologismo, no traducir las siglas ni las palabras inventadas y adaptar palabras que ya existan (por ejemplo, azafata mejor que aeromoza para stewardess).

Las conclusiones de estas ponencias las podrá llevar a cabo cada usuario. Internet ha salvado el Congreso.