Lunes, 1 de Marzo de 2010

Obama depurará el arsenal nuclear

El Pentágono se centrará en misiles de largo alcance en Oriente Próximo para presionar a Irán

ISABEL PIQUER ·01/03/2010 - 20:15h

EFE/Michael Reynolds. - El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, este lunes durante un discurso en favor de la educación y contra el absentismo escolar.

Estados Unidos tiene previsto reducir "drásticamente" su arsenal nuclear, según adelantó ayer el diario The New York Times. Washington conservaría un poder disuasorio atómico "contundente" pero se desharía de miles de armas consideradas obsoletas.

La revisión de la estrategia atómica, la primera desde 2002, "irá más lejos que las anteriores, al incluir los objetivos de la no proliferación, entre ellos la seguridad nuclear y las etapas que el presidente desarrolló en Praga", el 5 de abril de 2009, cuando abogó por un mundo sin armas atómicas.

Aunque cuente con menos bombas nucleares, Estados Unidos seguirá manteniendo un "poder disuasorio sólido", resaltó una fuente del Gobierno que habló con diversos medios de comunicación para explicar las grandes líneas del nuevo giro. A cambio de reducir su arsenal, Washington encauzará sus esfuerzos hacia las armas convenciones, especialmente misiles de largo alcance, sobre todo en la zona del Golfo Pérsico para, si fuera necesario, actuar contra Irán.

Una de las decisiones que aún están pendientes es definir cuándo y cómo EEUU podría tomar la iniciativa de usar su arsenal atómico. Los republicanos, que acusan a Barack Obama de ser un "ingenuo" en estos temas, no consideran, ante las amenazas que suponen Corea del Norte e Irán, que sea el momento de reducir el arsenal. Estiman que Washington debería dejar abierta la posibilidad de poder responder con un arma atómica a un ataque biológico o químico incluso contra países que no pertenecen al club nuclear.

Otra de las cuestiones que debe decidir la Casa Blanca es si retira de territorio europeo su arsenal nuclear táctico desplegado, supuestamente, en Alemania, Bélgica, Italia, Holanda y Turquía.

Fin de las antibúnkeres

El documento con la nueva estrategia, que el secretario de Defensa, Robert Gates, entregó ayer al presidente, será presentado al Congreso a puerta cerrada, "buscará un papel más importante para las armas convencionales en la disuasión" y renunciará a las armas atómicas antibúnkeres en las que su antecesor George W.

Bush había prometido gastarse miles de millones de dólares. La noticia se enmarca entre dos citas diplomáticas. La del pasado septiembre, cuando Obama presidió una sesión del Consejo de Seguridad de la ONU dedicada al desarme, y la del próximo abril, cuando Washington acogerá la cumbre internacional sobre seguridad nuclear.