Lunes, 1 de Marzo de 2010

Todos miran a Alonso

El español de Ferrari, máximo favorito al título tras una gran pretemporada

ÁNGEL LUIS MENÉNDEZ ·01/03/2010 - 08:15h

En F1, sólo las mentiras son más rápidas que los coches. En el paddock, todos esconden sus cartas. Los más sinceros callan; los más desahogados dicen siempre lo contrario de lo que piensan. Sobre la pista, el ritmo de los bólidos atropella todos los discursos. Cuando palabras y hechos coinciden, conviene, con cautela, fiarse. Y, finalizada ayer la pretemporada, todos los dedos apuntan a Ferrari y a Fernando Alonso como máximos favoritos al título.

El F10 ha exhibido fiabilidad, ritmo y constancia en las 15 jornadas de entrenamientos celebradas en febrero, todas ellas en España: Cheste, Jerez y Montmeló. El español y su compañero Massa han exprimido el nuevo Ferrari. La italiana es la única escudería que ha sobrepasado la barrera de los 6.000 kilómetros. Escamado tras un Mundial 2009 nefasto, la obsesión de Ferrari es presentar el próximo día 14 en la parrilla de Bahrein una máquina poderosa y dura a la vez. La normativa que prohíbe repostar gasolina en carrera ha obligado a diseñar coches con depósitos enormes más de 200 litros, muy pesados y que, por tanto, castigan sobremanera a los neumáticos. Más que nunca, es fundamental alcanzar un ritmo de carrera elevado y, a la vez, lo menos abrasivo posible.

Alonso y Massa han sudado el mono en jornadas maratonianas. Nunca han dado menos de 70 vueltas al circuito y la mayoría de los días han superado las cien. Eso ha proporcionado miles de datos a los ingenieros de Ferrari y ha impresionado a los rivales. Button, De la Rosa y el mismo Schumacher, entre otros, se han rendido públicamente a las buenas vibraciones que emite el F10 y, sobre todo, al rendimiento que alcanza en manos de Alonso.

El propio asturiano, poco amigo de sentencias categóricas, reconoce que su nueva herramienta roja "es el mejor coche que he tenido nunca".

Hamilton, a rebufo

La ajustada ventaja con la que llegaba Ferrari al primer G. P. del curso se vio ayer reducida un poco más. En la última jornada de entrenamientos, Hamilton no sólo marcó el mejor tiempo de la semana, sino que ejecutó un simulacro de carrera a un endiablado ritmo, algo de lo que McLaren no había sido capaz. Al equipo inglés le han faltado un par de días de entrenamiento para ajustar a la perfección el paquete aerodinámico que mejor se adapta al nuevo coche, pero Hamilton marcó ayer el camino.

Un escalón más abajo se encuentra Mercedes. De hecho, Ross Brawn, su genial director deportivo, ha desvelado que el definitivo difusor polémica pieza aerodinámica que le permitió arrasar a los rivales en 2009, entonces en Brawn GP del W01 será montado y probado en Bahrein. Suena precipitado, pero tratándose de Brawn, todos los ojos estarán puestos en la evolución del Mercedes el viernes 12 de marzo, durante los primeros entrenamientos libres del Mundial 2010. El disgusto que escenificó Schumacher el sábado en Barcelona abona las dudas, pero si alguien sabe de engaños y faroles, es el heptacampeón alemán.

Antes del sonado regreso del Kaiser y del fichaje de Alonso por Ferrari, un compatriota suyo, Vettel, era el llamado a asaltar el trono de la F1. El diseño del Red Bull2009 ha sido copiado con más o menos descaro por los demás, pero el motor Re-nault que late en su interior falla mucho. Si lo solucionan, Vettel será un rival temible para Alonso, el máximo favorito al título.