Lunes, 1 de Marzo de 2010

Prudente optimismo en torno a los cooperantes

Se cumplen tres meses de su secuestro en Mauritania

I. ADURIZ / P. ÁGUEDA ·01/03/2010 - 01:00h

El italiano Sergio Cicala, en primer término, en la grabación que difundió AQMI. - EFE

Han pasado tres meses desde que los tres cooperantes catalanes de Acció Solidaria fueran secuestrados en Mauritania por parte de Al Qaeda del Magreb Islámico (AQMI), y sigue sin haber novedades respecto a su paradero o su liberación.

El viernes el consejero del Ministerio de Interior de Mali, Absoul Kador Ba auguró que la liberación de los cooperantes podía producirse ayer. Pero al cierre de esta edición el Ministerio de Asuntos Exteriores español no había comunicado tal acción. El propio Kador Ba matizó que pese a que "todo está cerrado con los secuestradores", se están produciendo "problemas técnicos para evacuar la base donde están retenidos los cooperantes", lo que está retrasando su liberación, informó ACN.

En España, el Gobierno se mantiene optimista sobre el desenlace del secuestro, aunque sigue apelando a la prudencia, según apuntó la agencia Efe en un teletipo al que se remitieron las fuentes de Exteriores consultadas. Es la misma actitud que ha mantenido el Ejecutivo desde el 29 de noviembre, cuando se produjo el rapto.

Fuentes próximas a la negociación consideraron positivamente que Al Qaeda no hiciera una reivindicación pública del secuestro. Sólo a través de un vídeo que se dirigió directamente a los españoles encargados de gestionar la liberación, AQMI exigió un rescate millonario así como la puesta en la calle de un grupo de presos de la organización que están actualmente en cárceles mauritanas, como condiciones para soltar a los cooperantes. Esta última petición no parece que vaya a poder cumplirse, ya que Mauritania se ha mostrado tajantemente contraria a la liberación de presos.

Llamada a consultas

Antes de la entrega el miércoles del ex rehén francés, Pierre Camatte, que también pasó tres meses en manos de los terroristas, las autoridades de Mali habían dejado en libertad a cuatro presos de AQMI, tal y como pidió la organización. En reacción a este gesto, Mauritania llamó esta misma semana a consultas a su embajador en Bamako.