Domingo, 28 de Febrero de 2010

El tsunami generado por el terremoto de Chile pasa de largo

Las olas que llegan a Japón no causan víctimas. Cancelada la alerta de para todos los países del Pacífico

EFE ·28/02/2010 - 16:10h

Japón activó todas las alarmas y ordenó evacuaciones masivas en su costa del Pacífico por temor a un gran tsunami generado por el terremoto en Chile que, al final, causó olas menores de lo temido, sin que se informase de víctimas.

La Agencia Meteorológica nipona emitió su mayor alerta de tsunami en 17 años con el recuerdo de lo ocurrido en 1960, cuando un seísmo de 9,5 grados en la escala de Richter, que sacudió también a Chile, llevó fuertes olas a la costa japonesa y causó 140 muertos.

El temor a olas de hasta tres metros en el área nororiental de la isla de Honshu, la más poblada de Japón y donde se encuentra Tokio, llevó hoy a detener trenes, paralizar la flota, suspender unos comicios municipales y aconsejar a la población que se refugiase tierra adentro durante horas.

Según la agencia Kyodo, las autoridades japonesas ordenaron la evacuación de 320.000 personas en las provincias de Iwate, Aomori y Miyagi de Honshu, afectadas por un aviso de "gran tsunami", si bien toda la costa del Pacífico de Japón fue alertada de la posibilidad de fuertes olas debido al seísmo de 8,8 grados del sábado en Chile.

Además, las autoridades recomendaron la evacuación de más de 500.000 hogares en toda la costa del Pacífico, según la cadena de televisión pública NHK.

La Agencia Meteorológica de Japón emite una alerta de "gran tsunami" cuando espera olas de más de tres metros de altura, capaces de crear gran destrucción, y la última vez que lo hizo fue en 1993, tras un seísmo de 7,8 grados ocurrido en Hokkaido (norte del país).

En Japón esa alerta máxima estuvo vigente desde poco antes de las nueve de la mañana (00.00 GMT) hasta las 19.00 hora local (10.00 GMT), más o menos a la misma hora en que el Centro de Alerta de Tsunamis del Pacífico levantaba el aviso emitido para 53 países. Según el centro, "los datos sobre el nivel del mar indican que ha tenido lugar un amplio tsunami", pero que ya no amenaza las costas del Pacífico, por lo que "la alerta queda cancelada".

La precaución se mantuvo en Japón durante un poco más, pues los responsables de meteorología temían más el impacto de la segunda y tercera tanda de olas que de la primera.

El primer ministro japonés, Yukio Hatoyama, alertó a la población de que "el tsunami no son sólo las primeras olas. Nunca podemos sentirnos optimistas y pensar que estamos a salvo porque ya ha llegado la primera ola. Un tsunami es algo que hay que temer".

Al final las olas que llegaron a esas costas fueron menores de lo anunciado, de 1,45 metros la más alta en el puerto de Otsuchi de la provincia de Iwate a las 15.43 hora local (6.43 GMT), según Kyodo, y la población estaba avisada desde horas antes para mantenerse lejos del mar y los ríos. La policía japonesa informó de que, a última hora de la tarde de este domingo, no se habían producido víctimas ni graves daños, y la situación estaba en calma en las zonas alertadas.