Domingo, 28 de Febrero de 2010

Detenido en Francia el jefe del aparato militar de ETA

Reuters ·28/02/2010 - 08:36h

Tres miembros de ETA, entre ellos el máximo responsable de la banda, han sido detenidos en la localidad francesa de Cahan, en Normandía, según informó el domingo el Ministerio del Interior español.

Ibon Gogeascoechea, a quien se considera el jefe del aparato militar de de la organización armada, estaba huido desde 1997 y era integrante del llamado K-KATTU, que intentó atentar durante la inauguración del Museo Guggenheim de Bilbao a la que iban a acudir los Reyes de España.

Los otros dos detenidos son Beinat Aguinagalde, considerado autor de los asesinatos de Isaías Carrasco e Iñaki Uría, y de Gregorio Jiménez, miembro del comando que trasladó misiles con los que se pretendía atentar contra el ex presidente José María Aznar.

La operación es obra de la Guardia Civil y la Policía francesa y se llevó a cabo en una vivienda rural de la localidad normanda, según el ministerio.

En el registro de la vivienda y del vehículo que usaban se incautaron tres armas cortas, documentación y material informático.

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, comparecerá a las 12:00 del mediodía (11:00 GMT) para informar sobre el último operativo contra ETA.

50 etarras detenidos en Francia desde los años 80

Desde mediados de los años ochenta han sido detenidos en Francia al menos 50 responsables de la banda terrorista entre "números uno" y encargados de los aparatos "militar", de "comandos", "político", "logístico" y "financiero".

Entre las operaciones de las autoridades francesas, en colaboración con las españolas, en marzo de 1992 se llevó a cabo una de las acciones policiales más importantes contra ETA, en la que fueron detenidos en Bidart los entonces máximos dirigentes de la banda: Francisco Múgica Garmendia, "Pakito"; José Luis Álvarez Santacristina, "Txelis", y José María Arregui Erostarbe, "Fiti", que formaban el grupo "Artapalo".

El 3 de octubre de 2004 ETA sufrió el golpe más importante desde 1992, con la detención en Salis-de-Béarn de Mikel Albisu, "Mikel Antza", considerado el líder de la banda y máximo dirigente del aparato político. Junto a él, caía también su compañera Soledad Iparragirre, "Anboto" responsable de los comandos "legales" durante años y a quien se atribuía la gestión del llamado "impuesto revolucionario".