Sábado, 27 de Febrero de 2010

A la Embajada no le consta que haya españoles entre las víctimas del terremoto

EFE ·27/02/2010 - 22:11h

EFE - Vista de una carretera destruida, en Santiago (Chile), tras el terremoto de 8,8 grados en la escala de Richter que esta madrugada sacudió el centro y sur del país.

A la Embajada de España no le consta que alguno de los casi 50.000 residentes en Chile se encuentre entre las víctimas del terremoto que hoy asoló buena parte del centro y sur del país, dijeron a Efe fuentes de la representación diplomática.

"Hasta ahora no tenemos noticia de ningún español fallecido. Nadie se ha puesto en contacto para informar de desgracias personales", confirmó la consejera de Información, Justina Bermúdez.

El personal de la representación diplomática consiguió hablar con casi todos los 17 consulados y viceconsulados honorarios de este país, donde hoy, por lo menos, 147 personas murieron y otras 15 están desaparecidas a causa de un terremoto.

El único cónsul honorario con el que no se han podido comunicar hasta ahora es el de Concepción.

La capital de la región de Bío Bío es, precisamente, la ciudad más castigada por el temblor de 8,3 grados en la escala Richter que la madrugada de esta sábado sacudió una amplia franja de 800 kilómetros del territorio chileno, desde Valparaíso hasta la Araucanía.

El número de españoles inscritos en el censo de residentes en Chile asciende a 47.502, cifra que no incluye a los que se encuentran en tránsito, como turistas, estudiantes o viajeros de negocios.

La Embajada de España, junto con las representaciones diplomáticas del resto de la Unión Europea emitieron un comunicado oficial en el que expresaron su consternación a los familiares de las víctimas por el terremoto ocurrido esta madrugada, así como a todos los ciudadanos que han sufrido daños materiales.

"Nos solidarizamos con todos ellos, con el Gobierno chileno y con la sociedad civil en su conjunto, y enfrentemos -como ya le he hemos hecho saber al Gobierno chileno- todo nuestro apoyo y nuestra disposición a ofrecer asistencia en materia técnica y humanitaria en las zonas afectadas".

Nada más tener conocimiento de lo sucedido, la Unión Europea anunció una ayuda de emergencia de tres millones de euros, a la que hay que añadir las aportaciones individuales de algunos países.