Viernes, 26 de Febrero de 2010

EEUU amplía la Ley Patriótica, sin más protecciones civiles

Reuters ·26/02/2010 - 06:19h

Una legislación que extiende las provisiones de la Ley Patriótica que estaba a punto de expirar logró la aprobación final del Congreso estadounidense el jueves, aunque los demócratas fueron incapaces de agregar protecciones adicionales a las libertades civiles.

En una votación de 315-97, la Cámara de Representantes aprobó la iniciativa, un día después de que el Senado hizera lo mismo. Ahora el presidente Barack Obama deberá firmarla para convertirla en ley.

El Gobierno del presidente Barack Obama quería extender la medida porque buscaba que se agregaran provisiones que dice son importantes para buscar a supuestos terroristas, incluyendo intervenciones telefónicas para vigilar múltiples aparatos de comunicaciones.

Pero algunos legisladores querían medidas adicionales de privacidad para evitar abusos.

Ya que las provisiones de la Ley Patriótica expiraban el domingo, los legisladores aceptaron extenderlas por un año, y de hecho pusieron fin al debate para reforzar las protecciones.

Los demócratas buscaban cambios para proteger a los ciudadanos estadounidenses que cumplen con la ley, pero los republicanos consiguieron detener sus esfuerzos, afirmando que los cambios socavarían la búsqueda de supuestos enemigos de Estados Unidos.

La representante demócrata Jane Harman se opuso a la extensión, citando abusos que facilitó la ley durante el Gobierno del presidente George W. Bush.

"Aunque apoyo con firmeza el uso de las herramientas más robustas para que se pueda para ir tras los terroristas, el Congreso debe revisar y restringir -no extender- las políticas de la era Bush ", dijo Harman.

La Ley Patriótica fue aprobada rápidamente por el Congreso tras los ataques del 11 de septiembre de 2001 contra Estados Unidos.

Las provisiones extendidas incluyen: la autoridad para realizar "intervenciones móviles" para comprobar el uso individual de múltiples aparatos de comunicación; obtener acceso a ciertos registros personales y de negocios; y el seguimiento de los denominados sospechosos "lobos solitarios" que no son miembros de un grupo enemigo organizado.

Las provisiones fueron citadas como necesarias por legisladores tras el fallido intento de un nigeriano de hacer estallar un vuelo comercial en la Navidad de 2009 y el tiroteo en Fort Hood (Texas) por parte de un psiquiatra militar que estaba en contacto con un clérigo antiestadounidense en Yemen.