Jueves, 4 de Marzo de 2010

Una agenda con muchos colores

Colombia no sólo destaca por la hospitalidad de sus gentes, su gastronomía, la belleza y diversidad de sus parajes o por su rico legado patrimonial. También hechiza al visitante por la alegría y el colorido de los numerosos eventos que el país celebra cada año.

PÚBLICO ·04/03/2010 - 09:31h

RV Edipress/Turismo de Colombia - En Calarcá se brinda el homenaje al icono de la región, el Jeep Willys, un vehículo que ayudó al campesino colombiano en su lucha diaria contra la montaña

Recorrer Colombia siguiendo su agenda de ferias y fiestas es una de las mejores formas de comprobar que su gente es el mayor activo del país. Numerosos festejos recogen las tradiciones de los pueblos, donde la gente muestra con orgullo sus valores, los viven y los comparten con todo aquel que quiera descubrir por qué la alegría del colombiano es una cualidad innata.

En Colombia se rinde homenaje a casi todo: a la música, a las mujeres, al café, a los santos, al arroz, al mar, a la raza y a la historia, y cada homenaje se traslada a una serie de actos y manifestaciones que conforman los perfiles de una fiesta que parece no acabar nunca. El país rebosa entusiasmo.

Entre los meses de marzo y abril de los años pares, se celebra la muestra teatral más grande del continente: el Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá , en el que convergen más de seiscientos espectáculos de todos los continentes, convirtiendo la ciudad en escenario mundial de las artes escénicas, con cientos de compañías teatrales que escenifican en calles, plazas y recintos de la capital colombiana.

Desde 1968, durante los últimos días de abril y los primeros de mayo, se despliega el fuelle del acordeón en Valledupar para dar inicio al Festival de la Leyenda Vallenata , con cientos de grupos vallenatos que se congregan para competir en los diferentes concursos. Junto con la cumbia, el vallenato es la expresión musical más reconocida de Colombia en el mundo.

En el mes de junio, los habitantes de la pintoresca población Calarcá, ubicada en el Triángulo del Café, decoran las calles, las casas y los balcones. De esta forma, se preparan para los días de celebraciones llenas de aplausos, risas y música cuyo punto culminante es el Desfile y Concurso del Yipao . A través de este evento se brinda el homenaje al icono de la región, el Jeep Willys, un vehículo que ayudó al campesino colombiano en su lucha diaria contra la montaña. Hizo caminos, penetró en la selva, forjó la economía regional y transportó los productos agrícolas y los hombres que los producían.

Recorrer Colombia siguiendo su agenda de ferias y fiestas es una de las mejores formas de comprobar que su gente es el mayor activo del país.

Las cuatro categorías del Desfile y del Concurso del Yipao son: Transporte de productos agrícolas, en el que se cargan los Willys con productos agrícolas (café, plátano, banano, yuca, leña y frutas cítricas); Trasteo tradicional, en el que se cargan con la mayor cantidad de elementos tradicionales de las fincas cafeteras (muebles plantas, cuadros, mascotas, máquinas de coser, colchones, ropa, lámparas, sanitario, retratos de los abuelos y hasta algunos integrantes de la familia); Categoría libre, en la que los Willys aparecen disfrazados (de animales, de muñecas, del equipo de fútbol, de zapatos...) y el Concurso "del pique", en el que se carga el Willys con 1800 kilos de algún producto de la región, generalmente café. El peso debe ser bien distribuido en la parte trasera del Willys para, luego, mantenerle inclinado sobre dos ruedas, avanzando el mayor número de metros en línea recta.

A finales de junio es la ciudad de Neiva, en el sur de Colombia, la que se engalana con su tradicional Festival Folclórico y Reinado Nacional del Bambuco , auténticas fiestas caracterizadas por los desfiles de carrozas, la presentación de orquestas y la elección de la reina nacional del bambuco.

Durante el mes de agosto, es la ciudad de Medellín la sede de la Feria de las Flores , homenaje a los llamados silleteros, hombres y mujeres del corregimiento de Santa Elena que suelen llevar a cuestas la carga de su labor agrícola, pero que en época de feria se convierten en originales y bellas creaciones armadas de flores. Es precisamente el Desfile de Silleteros el más importante de una serie de actos que incluye cabalgatas, desfile de carros antiguos, verbenas populares, exposición de orquídeas, la flor de Colombia, y pájaros, así como concursos de trovadores.

El alegre y festivo año colombiano termina con mucha salsa y el desbordante entusiasmo de los caleños durante la Navidad, momento en el que se celebra la Feria de Cali en el occidente del país, cuyo principal atractivo es la salsa, bien por la interpretación de las orquestas invitadas o por el baile impecable y coreográfico de miles de danzarines de esta música antillana que encontró en Cali un lugar en el que quedarse.

Noticias Relacionadas