Jueves, 25 de Febrero de 2010

Bruselas rebaja en dos décimas la caída de la economía española para este año

EFE ·25/02/2010 - 15:59h

EFE - El comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, anuncia sus previsiones económicas provisionales para la UE y las principales economías de la zona euro en una rueda de prensa convocada hoy en Bruselas (Bélgica). EFE/Archivo

La Comisión Europea (CE) mejoró hoy sus previsiones sobre la economía española para el presente ejercicio, al calcular que el PIB español se contraerá un 0,6% en 2010, dos décimas menos que sus anteriores estimaciones pero el doble del porcentaje que maneja el Gobierno, situado en el -0,3%.

Según el pronóstico presentado hoy sobre las siete principales economías comunitarias, que contabilizan el 80% del PIB de la Unión Europea (UE), España sigue siendo la única que presentará un crecimiento negativo en el conjunto del presente ejercicio.

La economía española no saldrá de la recesión hasta el segundo trimestre del año, aunque volverá a caer ligeramente en el tercer trimestre y no recuperará la senda positiva hasta el último cuarto del ejercicio.

Concretamente, el PIB español descontará un 0,1% en el primer trimestre, se expandirá un 0,1% en el segundo, volverá a caer un 0,2% en el tercero y registrará un incremento del 0,1% en el cuarto.

El informe presentado hoy por el Ejecutivo comunitario relaciona la vuelta a la contracción del tercer trimestre con la subida del IVA que entrará en vigor el próximo 1 de julio debido a que se prevé que los consumidores adelantarán sus compras para evitar pagar este aumento.

"El incremento del IVA previsto para mediados de 2010 probablemente provocará un adelanto de la demanda, causando un impacto en la evolución trimestral del PIB", asegura el documento.

El apartado del informe dedicado a España hace mención a dos factores singulares de la situación económica española que están "dificultando su recuperación": "El desempleo récord y el largo ajuste estructural en el sector de la construcción".

Bruselas también menciona otras causas que "dañarán parcialmente la recuperación", contribuyendo a "una nueva, aunque mucho menor, contracción de la economía en 2010" como "el contenido consumo público, las duras condiciones de crédito y el final de los efectos positivos de los programas de ayuda al automóvil".

En el lado de los factores que influirán positivamente en la situación económica del presente ejercicio, el informe menciona "una recuperación de la demanda doméstica más rápida de lo anticipado en otoño", así como un incremento de las exportaciones, debido al incremento de la demanda mundial.

La CE también hace referencia a la desaceleración de la contracción del PIB español registrada en el último cuarto de 2009, desde el -3% al -1%, y la achaca al efecto de "los programas de apoyo a la industria del automóvil y la mejora de la confianza en la segunda mitad del año, en paralelo con la evolución favorable de la demanda externa".

En cuanto a la inflación, España cerrará 2010 con una subida de precios del 1,1% (respecto a las previsiones anteriores del 0,8%); un incremento en línea con la media de la zona euro y ligeramente inferior al 1,4% en que se situará la media de la UE.

A finales de año, la inflación en España llegará hasta el 1,5% debido a la subida del IVA y de los precios de la energía, mientras que los salarios se moderarán tras un importante aumento en 2009.

En cuanto a las previsiones para el resto de la UE, el Ejecutivo comunitario mantiene el pronóstico de crecimiento anunciado en otoño tanto para la UE como para la eurozona en el 0,7%, lo que refleja que "la recuperación se está materializando, pero sigue siendo frágil", según dijo el nuevo comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn.

Entre las grandes potencias, Alemania y Francia mantienen sus previsiones de crecimiento para 2010 en el 1,2%; Italia, en el 0,7%; y se reduce para Reino Unido, desde el 0,9% al 0,6%.

Además de para España, la CE revisó al alza la estimación de evolución del PIB anual para Holanda (desde el +0,3% al +0,9%) y Polonia (desde el 1,8% al 2,6%).

Rehn, un liberal finlandés que ha sucedido en esta importante cartera de la CE al socialista español Joaquín Almunia, abogó por trabajar en "la recuperación económica y la consolidación de las finanzas públicas" para hacer frente a la situación, que sigue presentando "incertidumbres".

Rehn fue consciente de que atender a estas dos directrices es "como la cuadratura del círculo" debido a que fomentar la recuperación económica daña las finanzas públicas y a la inversa, pero explicó que la clave está en encontrar el equilibrio.

Preguntado por el caso concreto de España, donde el Gobierno se enfrenta al "dilema" de reducir el déficit o atender a la recuperación económica, Rehn pidió más tiempo para poder hacer una valoración.

"Actualmente estoy analizando el programa de estabilidad de España y prefiero contestar cuando haya visto los resultados del análisis que presentaremos en marzo", aseguró.