Jueves, 25 de Febrero de 2010

Presidente francés llega a Ruanda para cerrar 16 años de relaciones tensas

EFE ·25/02/2010 - 11:57h

EFE - El presidente francés, Nicolas Sarkozy. EFE/Archivo

El presidente francés, Nicholas Sarkozy, llegó hoy a Ruanda para entrevistarse con su colega, Paul Kagame, y cerrar 16 años de tensión en las relaciones entre París y Kigali plagados de mutuas acusaciones en relación con el genocidio ruandés.

Sarkozy llegó a Kigali acompañado por su ministro de Exteriores, Bernard Kouchner, en la primera visita de un jefe de Estado galo a Ruanda desde el genocidio de 1994, en el que fueron asesinados 800.000 tutsis y hutus moderados, según cifras de la ONU.

Tras su llegada, el gobernante galo y su comitiva se dirigieron al memorial que recuerda a las víctimas del genocidio Ruandes, donde Sarkozy depositó una ofrenda floral, antes de acudir a su entrevista con Kagame.

Sarkozy, que ayer visitó Gabón, llegó a Ruanda procedente de Mali, donde hizo una escala para hablar con el presidente, Amadou Toumani Touré, y agradecerle su intervención en la liberación del secuestrado galo Pierre Camatte, con el que también se entrevistó.

En los más de tres lustros transcurridos desde el genocidio de 1994, el régimen ruandés ha reiterado las acusaciones a políticos y militares franceses de haber apoyado y entrenado a los militares hutus que llevaron a cabo las matanzas.

Mientras tanto, la justicia francesa ha acusado a colaboradores de Kagame, líder del partido y antigua guerrilla tutsi del Frente Patriótico de Ruanda (RPF), de supuesta participación en el atentado de abril de 1994 contra el avión del entonces presidente, el hutu Juvenal Habyarimana, que fue el detonante de las masacres.

Francia y Ruanda anunciaron el restablecimiento de sus relaciones diplomáticas el pasado 30 de noviembre, tras tres años de ruptura y un día después de que la Commonwealth británica admitiera como socio al país africano, antigua colonia belga y que antes del genocidio de 1994 tuvo una fuerte influencia gala.

Kigali rompió sus relaciones diplomáticas con París a finales de 2006, después de un juez francés ordenara detener a varias personas cercanas a Kagamé, de etnia tutsi, sospechosas de estar implicadas en el atentado que acabó con la vida de Habyarimana.

Tras un reciente viaje a kigali del ministro de Exteriores galo, Bernard Kouchner, la visita de Sarkozy, según comentaristas locales, es crucial para Francia si pretende mantener una influencia relevante en la zona de los Grandes Lagos africanos.

Se espera que Sarkozy y Kagame traten del desarrollo de diversos proyectos y también cuestiones comerciales y judiciales, en relación con un centenar de fugitivos de la justicia ruandesa residentes en Francia y presuntamente implicados en el genocidio de 1994.

Según los medios locales, Kagame también presionará a Sarkozy para que sean detenidos los dirigentes residentes en Francia de las Fuerzas Democráticas para la Liberación de Ruanda (FDLR) que han desestabilizado el este del Congo y realizado atentados en territorio ruandés desde 1994.

París ha anunciado que establecerá una comisión especial dedicada a tratar sobre delitos de genocidio y crímenes contra la humanidad cometidos fuera de Francia, que puede ayudar a detener a supuestos fugitivos residentes en territorio galo. EFE