Jueves, 25 de Febrero de 2010

Un trasplante de ovario permite varios embarazos

 Una científica danesa concibe a dos niñas tras haber perdido la fertilidad

NUÑO DOMÍNGUEZ ·25/02/2010 - 08:15h

Stinne Holm posa con sus dos hijas. - EFE

La investigadora danesa Stinne Holm acaba de batir su propio récord. En 2007 consiguió tener su primera hija tras haber quedado estéril a raíz de un tratamiento de quimioterapia contra el cáncer. Fue la tercera en el mundo en conseguirlo gracias a un trasplante de su propio tejido del ovario, que había sido conservado a -196º C. Ahora se ha convertido en la primera mujer del mundo en tener un segundo vástago sin necesitar un nuevo trasplante.

"Ser madre es siempre un milagro, pero para mí es uno mucho más grande después de lo que he pasado", explicó ayer a Público por teléfono desde Odense (Dinamarca), donde estudia la rehabilitación del cáncer en la Universidad del Sur de Dinamarca.

La segunda niña de Holm, Lucca, es el noveno bebé que nace por este procedimiento aún experimental, lo que reafirma su viabilidad. En España, permitió a una mujer tener gemelos el año pasado. "Esta técnica es mucho más robusta de lo que pensábamos", explica Claus Andersen, el médico del Hospital Universitario de Copenhague que trató a Holm. En contra de lo que preveía, el trasplante la mantuvo fértil durante cuatro años, detalla Andersen. El médico explica ahora el caso en Human Reproduction junto a la propia Holm y otros expertos. Andersen piensa que los resultados deberían hacer de esta técnica un procedimiento común para preservar la fertilidad de niñas y mujeres sometidas a tratamientos que causan esterilidad.

En 2004 Holm sufrió un sarcoma. Antes de comenzar la quimioterapia, Andersen retiró 13 fragmentos del ovario sano que le quedaba, pues el otro se le había extirpado por un quiste. El año siguiente, tras superar el tratamiento, le injertaron seis de esos fragmentos para recobrar la fertilidad. Dos años después dio a luz a Aviaja, su primera hija, tras fecundación in vitro. Un año más tarde, en 2008, descubrió que volvía a estar embarazada, esta vez de forma natural.