Miércoles, 24 de Febrero de 2010

Raúl Castro "lamenta" la muerte del disidente Orlando Zapata

Reuters ·24/02/2010 - 19:05h

El presidente cubano, Raúl Castro, "lamentó" el miércoles la muerte del preso político Orlando Zapata tras 85 días en huelga de hambre y responsabilizó a su enemigo ideológico Estados Unidos por la situación.

El texto publicado por el sitio oficial Cubadebate.cu es la primera reacción oficial sobre Zapata, fallecido el martes durante una huelga de hambre por pedir mejores condiciones de detención.

Cubadebate.cu dijo que Castro aludió al caso durante una visita junto con el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, al puerto de Mariel, en las afueras de La Habana.

El Gobierno cubano no suele hablar sobre los disidentes, a los que considera "mercenarios" a sueldo de Estados Unidos para destruir su sistema socialista.

Castro negó que Zapata, un fontanero de 42 años detenido en 2003 que cumplía una condena de 36 años de prisión, hubiera muerto a consecuencia de malos tratos sufridos en la cárcel.

"No existen torturados, no hubo torturados, no hubo ejecución. Eso sucede en la base de Guantánamo", dijo, aludiendo a la base naval estadounidense en el extremo oriental de Cuba famosa por los abusos de prisioneros sospechosos de terrorismo.

La muerte de Zapata, la primera de un preso político en huelga de hambre en Cuba desde 1972, hizo llover el miércoles críticas sobre La Habana.

En Washington el Departamento de Estado dijo estar "profundamente entristecido" y pidió a Cuba la liberación de otros 200 presos políticos.

"DESESPERACIÓN"

Lo mismo hizo Amnistía Internacional, un grupo de derechos humanos que tenía a Zapata entre sus presos de conciencia o personas encarceladas por sus ideas pacíficas. Amnistía Internacional pidió investigar la muerte e instó a Raúl Castro a liberar a otros opositores encarcelados.

El grupo con sede en Londres dijo en un comunicado que el fallecimiento de Zapata ilustra la "desesperación" de los presos políticos en Cuba.

"Amnistía Internacional ha instado al presidente cubano Raúl Castro a liberar inmediata e incondicionalmente a todos los prisioneros de conciencia tras la muerte de un activista político tras una huelga de hambre", dijo la ONG en un comunicado.

En diciembre pasado, Zapata comenzó una huelga de hambre para reclamar mejores condiciones de detención. Desde entonces ingería sólo líquidos. Según disidentes cubanos, en las últimas semanas las autoridades lo estaban alimentando mediante una sonda intravenosa para intentar mantenerlo con vida.

"Debe hacerse una investigación total para establecer si malos tratos pueden haber jugado un papel en su muerte", dijo Amnistía Internacional.

No es común que presos políticos mueran en las cárceles de Cuba. Otros opositores en huelga de hambre fueron alimentados por vía intravenosa en el pasado.

Zapata era uno de los 55 cubanos que Amnistía Internacional considera presos de conciencia, o personas presas por sus ideas no violentas.

Disidentes en la isla dijeron que su cadáver fue entregado a sus familiares, que planeaban sepultarlo en la ciudad de Banes, en el oriente de Cuba.