Miércoles, 24 de Febrero de 2010

Berlusconi suaviza su proyecto de alimentación forzada a enfermos

Una enmienda recoge la posibilidad de suspender la alimentación en casos excepcionales

SANDRA BUXADERAS ·24/02/2010 - 08:00h

Silvio Berlusconi. - EFE

La derecha italiana encabezada por Silvio Berlusconi ha dado por primera vez un pequeño paso atrás en el proyecto de ley con el que pretendía evitar que se repitiera un caso como el de Eluana Englaro, la mujer en coma durante 17 años que falleció después de que un juez permitiera la suspensión de la nutrición artificial.

La Comisión de Asuntos Sociales de la Cámara de Diputados apoyó ayer por 23 votos a favor y 13 en contra una enmienda que recoge la posibilidad de suspender la alimentación en casos excepcionales. Se permitirá retirar la sonda siempre que "el paciente no esté en grado de asimilar" el alimento y cuando "ya no sea eficaz para proveer los elementos nutritivos necesarios para las funciones fisiológicas esenciales del cuerpo". Con esta enmienda, el paciente seguirá sin tener ni voz ni voto, pues no se tendrá en cuenta su testamento vital, sino la decisión del médico.

Aún así, es un primer cambio respecto a la posición inicial del Pueblo de la Libertad (PdL), el partido de Berlusconi, que a instancias de los obispos italianos aprobó a toda prisa un primer borrador de la ley del testamento vital que consideraba la nutrición como una medida de apoyo esencial para la vida, y no un encarnizamiento terapéutico.

La oposición progresista y un diputado del PdL no apoyaron ayer el nuevo borrador al considerarlo todavía "oscurantista" e "inconstitucional" por atentar contra los derechos del paciente. El PdL ha anunciado que pronto presentará una enmienda más para incluir a los enfermos terminales (cerca de 250.000 en Italia), pues ahora sólo contempla a los pacientes en estado vegetativo (unos 3.000).