Miércoles, 24 de Febrero de 2010

Llamazares y Díez piden una ley electoral más justa

IU califica de "escándalo democrático" el sistema actual. PSOE, PP, CiU y PNV rechazan la propuesta

MIGUEL ÁNGEL MARFULL ·24/02/2010 - 00:30h

La diputada de UPyD, Rosa Díez y el portavoz de IU, Gaspar Llamazares, forman en el Congreso una Numancia resistente al sistema electoral ahora vigente. A su juicio, su formulación condena a estas dos formaciones a tener en la Cámara una representación en escaños mucho menor de la que les correspondería por su número de votos. No es una leyenda urbana. Las desigualdades en la atribución del número de parlamentarios hacen que un diputado del PSOE o el PP precise poco más de 65.000 votos para ser elegido, mientras que un escaño de UPyD necesita más de 300.000 papeletas.

Con estos datos en la mano, Díez pidió al Gobierno que plantee una reforma de la normativa electoral para dotarla de más proporcionalidad. Según defendió la representante de UPyD, "lo más intolerable es que el voto de cada ciudadano tenga un valor diferente en función de la parte de España en la que viva y de la opción política que elija". Dicho de otra manera, "lo que urge corregir según recalcó Díez es el hecho de que el voto de mi vecino, que elige al PNV, valga seis veces más que el mío".

La iniciativa de UPyD dibuja un Congreso con 400 parlamentarios

La diputada de UPyD invocó el informe del Consejo de Estado que el Ejecutivo remitió el pasado año al Congreso, tras solicitarle un análisis sobre las distintas posibilidades de abordar una reforma de la legislación electoral. El estudio admite disfunciones en el sistema que se emplea en España desde hace 30 años, porque origina problemas de proporcionalidad. El caso de IU-ICV ejemplifica esta tara. Cuenta con dos diputados pese a tener casi 970.000 votos.

Como fórmula correctora, Díez defendió algunas de las posibilidades que figuran recogidas en el informe: aumentar el número de diputados de 350 a 400, rebajar la representación mínima inicial de dos a un diputado por circunscripción y buscar una fórmula "más proporcional" de la que hoy se aplica el método DHont para calcular la atribución de escaños, como la Hare, por la que se decanta el Consejo de Estado, el método Droop o el Sainte Lagüe.

Desde la tribuna, la demanda de UPyD encontró únicamente el respaldo de IU. Con la reforma propuesta por Díez, esta formación multiplicaría por diez su presencia en el Congreso. Por eso Gaspar Llamazares calificó de "escándalo democrático" la aplicación del actual sistema electoral. "La iniciativa tiene pocas posibilidades de prosperar, pero eso no me hace abjurar de mis principios", defendió Llamazares adelantándose al rechazo de los grupos más representados en la Cámara.

Un escaño del PSOE o el PP precisa65.000 votos, uno de IU, medio millón

"Todo es perfectible"

Una subcomisión del Congreso trabaja en la reforma y debe comunicar sus conclusiones en el plazo de un mes. Con ese premisa, el PNV tachó de "populista" la petición de UPyD. "Todo es perfectible, pero el sistema actual aporta cierta estabilidad", defendió Aitor Esteban. Desde CiU, Jordi Xuclá coincidió con las críticas del Grupo Vasco y esgrimió el mismo adjetivo, "populista", en contra de la iniciativa.

Con más vehemencia, Juan Carlos Vera, del PP, anunció también el rechazo de los conservadores a la proposición, antes de cuestionar la oportunidad de aumentar de 350 a 400 el número de diputados "con la que está cayendo". Igualmente crítico, el socialista Elviro Aranda calificó de "extemporánea, contradictoria e inoportuna la propuesta". Todos votaron finalmente en contra.

Una ley a debate: el camino hacia otra representatividad

La discreción preside el análisis del Congreso 

Un grupo de trabajo creado en el seno de la Comisión Constitucional del Congreso estudia las posibilidades de reforma o adaptación de la actual normativa electoral, que fue diseñada, según sus detractores, para cumplir las necesidades de la Transición. En ese contexto histórico, la ley primó la posibilidad de favorecer mayorías evitando la atomización del Congreso, es decir, apostando por el bipartidismo.  

La fórmula sugerida por el consejo de estado

En un extenso informe remitido al Congreso, el Consejo de Estado propone elevar el número de diputados de 350 a 400, reducir la representación mínima de cada provincia a un diputado -en la actualidad son dos- y sustituir la ley D'Hondt por otro sistema más proporcional para calcular la atribución de escaños. El órgano consultivo se decanta por el método Hare que es, a su juicio, "el que aportaría un mayor grado de proporcionalidad al sistema". 

El sistema "prima a los partidos mayoritarios" 

La portavoz de UPyD, Rosa Díez, rescató algunos de los argumentos aportados por el informe del Consejo de Estado. El sistema actual, citó textualmente, "produce primas que obtienen los partidos más votados y penalizaciones que sufren los menos votados, especialmente cuando estos cuentan con un electorado disperso". Este es el argumento que comparten IU y UPyD. Según subrayó su portavoz en el Congreso, el sistema "prima a las dos grandes formaciones políticas de ámbito nacional y castiga al resto de partidos nacionales".  

Noticias Relacionadas