Martes, 23 de Febrero de 2010

Al Qaeda libera a un francés en Mali

Reuters ·23/02/2010 - 21:54h

La división norteafricana de Al Qaeda ha liberado al rehén francés Pierre Camatte, según anunció el martes el gobierno de Mali.

"Confirmamos la liberación de Pierre Camatte", dijo Seydou Cissouma, portavoz de la presidencia de Mali, en la radio estatal. El portavoz señaló que Camatte, secuestrado el pasado noviembre en Mali, está en manos de las autoridades locales.

La semana pasada, Mali puso en libertad a cuatro prisioneros islamistas después de que Al Qaeda amenazara con matar a Camatte si no eran liberados para el 22 de febrero.

Argelia y Mauritania, donde también operan las células de la organización, retiraron a sus embajadores en Mali como protesta por el intercambio de prisioneros. Según los medios de Argelia, dos de los prisioneros eran argelinos, mientras que el Gobierno mauritano dijo que otro de ellos era uno de sus ciudadanos.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, al que se espera el miércoles en visita oficial a Gabón, dijo en un comunicado que estaba encantado con la liberación de Camatte.

Sarkozy agradeció su gestión de la crisis al presidente maliense, Amadou Toumani Toure, y le prometió el apoyo de Francia en la lucha contra los grupos islamistas.

El grupo Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQIM, en sus siglas en inglés) ha reclamado también la responsabilidad por el secuestro de tres españoles y una pareja italiana.

CAMBIO AL SÁHARA

AQIM surgió en 2007 del movimiento Salafista GSPC, que combatió con las fuerzas de seguridad argelinas durante los 90.

Después de años realizando emboscadas y ataques suicidas con bombas en Argelia, el grupo desplazó gran parte de sus actividades al sur del desierto del Sáhara, utilizando como bastión esa zona poco poblada y marcada por inestabilidad política.

El año pasado, la organización mató a un británico al que tenía secuestrado, y los analistas señalan que está tan interesado en asegurarse rescate millonarios como en sus objetivos políticos.

EEUU y los países europeos intentan mejorar la capacidad de los estados del Sáhara para combate la amenaza, pero las disputas entre los gobiernos regionales han entorpecido los esfuerzos de organizar una respuesta coordinada.

Argelia, que lleva años luchando con los insurgentes islamistas, se opone con fuerza a llegar a cualquier trato con AQIM para asegurar la liberación de rehenes extranjeros, señalando que refuerza a los rebeldes.

La coordinación entre los estados del Sáhara de Argelia, Libia, Mali, Mauritania y Níger en la lucha con AQIM ya se ha mostrado inefectiva, y los expertos en seguridad señalan que un conflicto diplomático sólo empeoraría la situación.