Martes, 23 de Febrero de 2010

El Banco de España, Bruselas y la OCDE apoyan las reformas

Miguel Ángel Fernández Ordóñez pide una reforma que permita a las cajas captar recursos propios

V.ZAFRA / AGENCIAS ·23/02/2010 - 10:29h

Mientras las centrales sindicales entraban en capilla para organizar las movilizaciones contra la reforma del sistema de pensiones, dos de los principales valedores de las reformas liberales, el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, y el secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Ángel Gurría, aplaudían en Madrid las propuestas del Gobierno y pedían su rápida implementación. También la Comisión Europea las respaldó y propuso que el acuerdo definitivo se alcance en el marco del Diálogo Social.

Fernández Ordóñez aseguró que tanto la propuesta de reformar las pensiones como el recorte de 50.000 millones en el gasto público hasta 2013 van "en la dirección correcta". A su juicio, la idea de aumentar la edad de jubilación una de las que animaron a los sindicatos a salir a la calle "contribuiría de forma significativa al equilibrio financiero del sistema público de pensiones". Pero no todo fueron palmadas en la espalda. El gobernador instó a José Luis Rodríguez Zapatero a que cumpla estos compromisos porque si no "la credibilidad de nuestro país podría verse muy afectada".

Gurría: "La reforma pretende mantener los derechos de los trabajadores"

El secretario general de la OCDE también mostró su apoyo a la propuesta del Gobierno de ampliar la edad de jubilación hasta los 67 años, ya que cree que las prestaciones "deben estar vinculadas a las expectativas de vida". "No se trata de una cuestión de números, sino de cómo ha cambiado el mundo y la vida, y del enorme retraso para abordarlo", matizó Gurría. Y continuó: "No es un tema político ni ético ni moral, sino de reconocer la realidad aritmética y ajustarse a ella". Por eso, incidió en la importancia de modificar los cálculos y resolver un problema que no sólo no afecta a los derechos de los trabajadores, sino que pretende mantenerlos y garantizar la suficiencia de las reservas.

Estas decisiones deben ser tomadas, según el máximo responsable de la OCDE, para dar señales de que se está intentando afrontar el problema, lo que supondrá una mejora de la calificación crediticia en el futuro. "Están haciendo hoy lo que va a venir bien dentro de 25 años", sentenció.

Zapatero también recibió apoyo desde la Comisión Europea, cuyos miembros se reunieron en Madrid. Su presidente, José Manuel Durão Barroso, defendió la necesidad de "hacer reformas" para "asegurar la sostenibilidad" del modelo de protección europeo. "La recomendación de la Comisión es que se haga en el marco del Diálogo Social", señaló Barroso, quien recordó que se trata de una de las cuestiones que se discuten en el marco de la Estrategia europea para 2020.

Barroso: "Hay que hacer cambios para asegurar la sostenibilidad"

El presidente dio también un espaldarazo a la solvencia de la economía española, en la que dijo tener "plena confianza" tras manifestar su rechazo a hacer comparaciones con la situación de Grecia o de otros países de la UE, informa Gonzalo López Alba.

Reforma laboral

Si el Gobierno recibió grandes apoyos para la reforma de las pensiones, también le llegaron peticiones de que sea más contundente en la reforma laboral. Fernández Ordóñez advirtió al Ejecutivo de que no puede dejar pasar esta oportunidad ni permitirse aprobar una "reforma laboral de bajo alcance". "Sería un error", dijo. Y añadió: "A la altura que hemos llegado no podemos permitirnos el lujo de acometer esta reforma con lentitud, en varias fases, en varios años".

Lo que ahora toca, según el gobernador, es fijarse en lo que están haciendo otros países con sus instituciones laborales y aplicar lo que parezca más razonable. Y para llevar a cabo estas reformas "imprescindibles", Fernández Ordóñez reclamó en un foro organizado por Expansión y KPMG un acuerdo entre los partidos políticos similar al alcanzado para sacar adelante las reformas del sistema financiero en 2008 y 2009. Aunque dejó claro que el responsable de evitar que naufrague este "barco frágil" es Zapatero. "Es evidente que la tormenta no es culpa del patrón del barco, pero sí está en su mano repararlo antes de que la tormenta acabe hundiéndolo", dijo Ordóñez.

Por su parte, Gurría recordó que "el mercado laboral debe seguir siendo una de las prioridades" para el Gobierno y resaltó el problema del alto paro juvenil que, en su opinión, puede crear una "generación perdida". Entre otras cosas, pidió "una relajación de las prestaciones excesivamente proteccionistas" de las que disfrutan los trabajadores fijos en España. En el Foro Cinco Días, Gurría apostó por reducir estas prestaciones para mejorar la dualidad del mercado.

Noticias Relacionadas