Martes, 23 de Febrero de 2010

Un detenido en Sevilla por lanzar un zapato al turco Erdogan

Reuters ·23/02/2010 - 09:09h

La Policía Nacional detuvo el lunes por la noche en Sevilla a un individuo de origen kurdo que lanzó un zapato al primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, informó el martes una portavoz policial.

"Viva kurdos, viva Kurdistán (sic)", declaró el hombre antes de ser detenido, según la cita reproducida por RNE.

El primer ministro turco, que por la mañana había estado en Madrid en una cumbre con el presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, salía del Ayuntamiento de Sevilla, donde había recibido un premio, cuando le lanzaron el zapato.

La cadena CNN turca mostró en un vídeo, colgado en páginas webs españolas, del momento del lanzamiento del calzado, que no alcanzó al dirigente turco.

La Policía Nacional no pudo confirmar de qué se acusa al detenido hasta que no concluya la investigación de los hechos, agregó la portavoz.

Según diversos medios, el hombre, que estaba pendiente de la regularización de su pasaporte o de su expulsión, será interrogado por intento de atentado contra un jefe de Estado y se le acusa también de intento de agresión a un policía y de resistencia a la autoridad.

Lanzar los zapatos a una persona, un acto considerado un insulto en el mundo árabe, se ha convertido en una protesta repetida después de que un periodista iraquí arrojara su calzado contra el entonces presidente de EEUU George W. Bush en su viaje de despedida a Irak.

Desde entonces, otros han emulado su acción, lanzando zapatos a la presidenta del Tribunal Supremo israelí o al director gerente del Fondo Monetario Internacional.

Más de 40.000 personas han muerto desde que los rebeldes del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) se levantó en armas contra el Estado turco en 1984 con la finalidad de crear una patria kurda en el sureste del país.

Con la vista puesta en la adhesión a la UE, Erdogan, cuyo Partido AK tiene raíces en el islamismo, ha aprobado leyes para mejorar los derechos culturales de los kurdos.

La población kurda de Turquía, cuya lengua estuvo prohibida durante años, se ha quejado durante mucho tiempo de discriminación.