Lunes, 22 de Febrero de 2010

Préval eleva la cifra de muertos en el terremoto a 300.000

Un nuevo terremoto, de 4,7 grados, despertó y asustó ayer a Puerto Príncipe

DANIEL LOZANO ·22/02/2010 - 22:00h

Haití se asustó hoy otra vez. Y mucho. El espanto no lo provocó el presidente René Préval, con su nueva estimación de víctimas, que se dispara hasta los 300.000. Fue la tierra, que tembló otra vez en plena madrugada, a las 4.36 hora local. Un pequeño terremoto de 4,7 grados, con epicentro a 35 kilómetros al oeste de Puerto Príncipe, la capital aniquilada por el seísmo salvaje del 12 de enero.

"La tierra tembló y asustó mucho en la zona del puerto", remarcó a Público una autoridad policial de Peionville. "Había llovido por la tarde y la gente se había refugiado en las casas, muchas resquebrajadas, pese a las advertencias de los técnicos. El susto fue enorme, la gente volvió a la calle de inmediato".

El peor desastre natural de los últimos siglos, el mayor en la Historia de América, volvió a ser tema clave en la reunión de presidentes de México, Caribe y del Grupo de Río que se celebra en Cancún. "Ustedes han visto las imágenes, ustedes se podrán informar sobre la situación. Más de 200.000 cadáveres fueron recuperados en las calles; sin contar los que están bajo los escombros, tal vez lleguemos a los 300.000 muertos", vaticinó Préval.

Cifras certificadas

La cifra esgrimida no trata de atraer la atención del mundo, una acusación que se lanzó contra el presidente haitiano en los primeros días tras la catástrofe. Todas las fuentes consultadas por Público certifican estas cifras. Desde los comités ciudadanos de la capital, muchos de ellos enfrentados con Preval, hasta organismos internacionales. Las últimas estimaciones del gobierno del primer ministro Jean Max Bellerieve se acercaban a los 230.000 cadáveres enterrados en fosas comunes.

Faltarían sumar los cuerpos todavía atrapados entre los escombros (sólo se ha podido remover un 30% de los edificios) y los miles de cadáveres incinerados o sepultados durante los primeros días de la tragedia. "No se trata de reconstruir, sino de refundar a mi país", concluyó Préval.