Lunes, 22 de Febrero de 2010

La alimentación materna modifica las alergias infantiles

Reuters ·22/02/2010 - 15:25h

Por Joene Hendry

Comer gran cantidad de frutas y verduras en el embarazo reduce la posibilidad de tener un bebé con ciertas alergias, indicó un estudio en Japón.

Aumentar el consumo de vegetales verdes y amarillos, cítricos y verduras y frutas ricas en beta caroteno (generalmente las de color rojo y naranja) disminuye el riesgo de tener un bebé con eczema en la piel, afirmó el equipo de Yoshihiro Miyake, de la Universidad Fukuoka.

Los alimentos ricos en vitamina E, presente en algunos vegetales verdes, también disminuyen el riesgo de tener un hijo con problemas para respirar, publicó la revista Allergy.

El beta caroteno y la vitamina E son dos de los muchos antioxidantes presentes en las verduras y las frutas que benefician la salud. Pero estudios previos sobre su consumo materno y las alergias infantiles obtuvieron resultados contradictorios.

Esa área de investigación "está en desarrollo", dijo Miyake a Reuters Health.

En el nuevo estudio, el equipo evaluó el consumo de verduras y frutas durante el embarazo de 763 mujeres y la aparición temprana de eczema o sibilancias alérgicas en sus hijos.

Las mujeres tenían unos 30 años y 17 semanas de gestación cuando respondieron sobre su salud. Cuando los bebés tenían entre 16 y 24 meses de edad, las participantes informaron sobre el parto y la lactancia, la cantidad de hermanos mayores y la exposición al humo de tabaco.

El 21 por ciento de los bebés tenía sibilancias o había sufrido "un silbido en el tórax en los últimos 12 meses" y menos del 19 por ciento tenía eczema.

Según los autores, las mujeres que comieron la mayor cantidad de vegetales verdes y amarillos, cítricos o con beta caroteno durante el embarazo eran menos propensas a tener un bebé con eczema.

Por ejemplo, después de considerar factores de riesgo del eczema, la afección de la piel fue más común entre los niños cuyas madres comieron la menor cantidad de estos productos en comparación con las que más consumieron verduras verdes y amarillas, con 54 y 32 bebés respectivamente.

Y el alto consumo de vitamina E en el embarazo estuvo asociado con una reducción de la posibilidad de tener un bebé con sibilancias, como en estudios previos en Estados Unidos y Reino Unido.

El equipo concluyó que aumentar el consumo de vegetales verdes y amarillos, cítricos y antioxidantes como el beta caroteno y la vitamina E en las futuras mamás "merece más investigación como una medida efectiva para prevenir las alergias en los niños".

FUENTE: Allergy, online 22 de enero del 2010.