Lunes, 22 de Febrero de 2010

La Reina Beatriz discute con Balkenende los pasos a dar tras caer el Gobierno

EFE ·22/02/2010 - 11:43h

EFE - El primer ministro holandés, el democristiano Jan Peter Balkenende (c), llega al palacio real de Noordeinde en La Haya (Holanda(¡), para reunirse con la reina Beatriz para hablar sobre la disolución de su gabinete, hoy, 22 de febrero.

La reina Beatriz de Holanda recibió hoy al recién dimitido primer ministro del país, Jan Peter Balkenende, dentro de la ronda de contactos con los líderes de todas las fuerzas políticas para decidir los pasos a seguir tras la caída del gabinete de coalición.

Si la Reina acepta formalmente la renuncia presentada por el Ejecutivo tras su disolución, los restantes partidos de la coalición -democristianos y laboristas- continuarán como Gobierno en funciones hasta que se convoquen elecciones generales.

Los comicios tendrán lugar en mayo como muy pronto, en lugar de a principios de 2011, como correspondía, según publica la emisora pública "Radio Netherlands" en su página web.

Hasta entonces los ministros de los partidos que permanecen en el Gobierno se harán cargo de las carteras vacantes tras la marcha de los laboristas.

Dicha formación política abandonó la coalición gobernante que formaba junto a los calvinistas del CU y los democristianos (CDA) del primer ministro debido a las diferencias de los partidos del Gobierno sobre la permanencia o no de las tropas holandesas en Afganistán.

La decisión de los laboristas provocó en la madrugada del sábado la caída del Ejecutivo holandés.

El democristiano Balkenende lideraba desde febrero de 2007 un Gobierno de coalición entre su partido (CDA), los laboristas del PvdA y los calvinistas de CU.

La caída del Ejecutivo de Balkenende tuvo lugar tras una larga discusión sobre si las tropas holandesas debían o no continuar un año más en Afganistán.

Los laboristas eran partidarios de no prolongar la misión, ni siquiera para adiestrar militares afganos, como proponía la OTAN.

Los democristianos y los calvinistas querían cumplir con las "responsabilidades" solicitadas por la Alianza Atlántica y acceder a la ampliación de la participación de Holanda en la misión en Afganistán.

El colapso del Gobierno supondrá la retirada de las tropas holandesas de la provincia afgana de Uruzgan a partir del próximo mes de agosto.

Esta medida quedó establecida en una decisión del Gobierno de finales de 2007, según la cual Holanda se comprometía a extender en dos años la estancia de su contingente en Uruzgan desde el 1 de agosto de 2008.

La retirada de los 1.500 soldados holandeses se completará probablemente para finales de diciembre de este año, según "Radio Nederlands".