Lunes, 22 de Febrero de 2010

Ultimátum del Gobierno libio para que la Embajada suiza entregue a Max Goldi

EFE ·22/02/2010 - 11:35h

EFE - El empresario suizo Max Goldi (dcha) y Rachid Hamdani posan para una foto en la embajada suiza en Trípoli (Libia) el 9 de diciembre de 2009. Goldi, detenido por las autoridades libias en julio de 2008, fue condenado a 16 meses por un tribunal de Trípoli por "estancia ilegal en el país y ejercicio de actividades económicas ilegales". EFE/Amnistía Internacional/Archivo

El Gobierno libio ha dado de plazo a la Embajada suiza en Trípoli hasta las 12 horas locales de hoy (11.00 GMT) para entregar al empresario helvético Max Goldi, refugiado en la legación diplomática y condenado a prisión en el país magrebí, informó hoy la agencia oficial Jana.

En caso contrario, Libia adoptará "las medidas necesarias", según Jana, que precisó que el ultimátum ha sido comunicado anoche por el ministro libio de Exteriores, Mousa Kousa, a los embajadores de la Unión Europea (UE) acreditados en Trípoli.

Goldi, detenido por las autoridades libias en julio de 2008, fue condenado a 16 meses por un tribunal de Trípoli por "estancia ilegal en el país y ejercicio de actividades económicas ilegales", aunque su pena fue reducida en apelación a cuatro meses.

El Gobierno libio ha exigido igualmente a la Embajada suiza que el otro empresario helvético, Rachid Hamdani, detenido junto a Goldi pero que ha sido absuelto por los tribunales, abandone el país magrebí en el plazo más breve posible.

El jefe de la diplomacia libia amenazó con adoptar "las disposiciones necesarias" en caso de que no se respete el ultimátum y consideró que la Embajada suiza "ha utilizado la inmunidad de las representaciones diplomáticas en circunstancias contrarias a las reglas internacionales".

"Acoger a personas buscadas por la justicia no forma parte de las reglas de la inmunidad y no entra dentro de la misión de las representaciones diplomáticas en los países que las acogen", aseveró, aunque no precisó qué tipo de medidas tomaría su Gobierno en caso de que no se cumplan sus peticiones.

Las relaciones entre Trípoli y Berna comenzaron a deteriorarse en julio de 2008 tras la detención en Ginebra de Hanibal, uno de los hijos del líder libio, Muamar el Gadafi, acusado de maltratar a sus empleados domésticos.

Libia detuvo poco después a Goldi y Hamdani y retiró grandes cantidades de sus fondos en los bancos helvéticos.

La semana pasada el Gobierno de Trípoli decidió suspender la concesión de visados de entrada en el país a todos los ciudadanos de los estados del espacio Schengen.

Esa medida se adoptó después de que Berna estableciese una "lista negra" de libios que no podrían entrar en Suiza, entre ellos Gadafi, varios miembros de su familia y los principales dirigentes civiles y militares del país.