Miércoles, 19 de Diciembre de 2007

Desmantelado un casino oculto en el altillo de una peluquería

Los Mossos de Esquadra intervienen 22.140 euros en una sala de juegos ilegal en Barcelona

PÚBLICO ·19/12/2007 - 22:50h

Había varias personas. Todas de origen chino y jugando a cartas. El casino era ilegal y estaba en el altillo de una peluquería, en el distrito del Eixample de Barcelona. Las apuestas eran fuertes. De hecho, según los Mossos d’Esquadra, intervinieron 22.140 euros en efectivo.

La operación se llevó a cabo el miércoles de la semana pasada, cuando los Mossos entraron a la peluquería y subieron hasta el desván. Eran dos estancias muy pequeñas, sin ventilación, ni ventanas ni orificios.

El casino ilegal

En la primera habitación, había una mesa redonda con un tapete verde y rodeado de sillas. También varios juegos de cartas francesas, las que se suelen utilizar para jugar al póker. Y un juego completo de fichas del dominó chino.

En la segunda estancia, la policía encontró una mesa profesional electrónica de dominó chino, así como dos juegos completos de fichas para apostar.

El casino improvisado estaba totalmente equipado. En todo momento, por ejemplo, se podía saber quién entraba en la peluquería porque había un equipo de video-vigilancia.

No es la primera vez que los agentes de la Unidad regional de Policía Administrativa encuentran timbas ilegales.

De hecho, el pasado ocho de noviembre, los Mossos intervinieron 4.100 euros en una partida de juego ilegal, que se estaba llevando a cabo en una zapatería del Eixample. En el local, también regentado por gente de origen chino, había siete personas jugando una partida de “Sun Kuo”, que es un juego de cartas de ese país.

Pero ni la zapatería ni la peluquería son los primeros casos en los que ciudadanos de origen chino se ven envueltos en una trama de juego ilegal.

El año pasado la Policía arrestó a cinco personas, dos hombres y dos mujeres, que utilizaban fichas falsificadas, en el Gran Casino de Aranjuez. El valor de las fichas era de 250 euros.
Pero no sólo a los chinos les gusta el juego ilegal.

En noviembre, cuatro señoras jubiladas y el propietario del local, fueron sorprendidos por la policía mientras jugaban al bingo. Los vecinos se sorprendieron de la actitud de la Policía porque “al fin y al cabo, es un local tranquilo al que viene gente mayor a jugar y no hace mal a nadie”. El propietario del bingo ilegal llevaba tiempo intentado que su sala de juegos fuera legal pero no lo conseguía. Las parroquianas del lugar declararon que “es una vergüenza porque parece que somos delincuentes pero después a otras cosas no llegan”, refiriéndose a la labor de la policía.

Los casos de juego ilegal se suceden a lo largo y ancho del territorio español. Y es que, actualmente, unos tres millones de españoles realizan apuestas ilegales en Internet. Los deportes, sobre todo el fútbol, son los que cuentan con más seguidores. Parece que el juego ilegal es una afición generalizada.